16 de junio de 2014

Lis

Todavía hoy me quedo petrificado cuando me la cruzo por las calles de este pueblo grande con complejo de ciudad.
La observo con descaro, pensando en cuantas camas se habrá dejado hacer el amor desde que escapó de la mía, imaginando todos los labios que habrá basado, cada una de las manos que la habrán recorrido, cada estremecimiento que le habrán arrancado.
Busco sus ojos en un intento desesperado de encontrar en ellos lo que nunca estuvo ahí, un ápice de aquel sentimiento imaginario que parecía unirnos tanto en aquel lluvioso mes de abril, cuando su paraguas amarillo y sus botas de agua se quedaban noche tras noche al lado de mi americana gris.

Ella suele darse cuenta de mis miradas y yo tampoco trato de evitarlas. Parece que encuentra cierto divertimento en restregarme lo falsamente feliz que es cambiando de amante cada noche, necesitando que todos los hombres que aparecen en su vida quieran (y consigan) tirársela.
He llegado a la conclusión de que vive por y para ser deseada, que en su cabeza no existe la idea de que alguien pueda quererla si no es por querer follársela.


Si no, ¿por qué se fue de mi casa aquella noche en la que se me ocurrió susurrarle un tímido te quiero?

6 comentarios:

  1. No entiendo porque suceden estas cosas y lo mas triste es que se que realmente hay personas así. Pienso que la vida en parte es tener la oportunidad de vivir la aventura de querer a alguien que nos quiera.

    ResponderEliminar
  2. Cuánto realismo. No consigo entender a esa gente que prefiere la cantidad a la calidad. A alguien que te quiera por encima de todo, y no sólo para un polvo de una noche. Es una lástima que abunden ese tipo de personas, aunque claro, cada persona es un mundo.

    *abrazos*

    ResponderEliminar
  3. Hola, me impacto el texto, y es que como dicen los otros comentarios es una realidad que vivimos. Preferimos ser deseadas a que nos quieran de verdad. y aunque parezca contradictorio, la estabilidad, nos da miedo. El compromiso nos hace querer correr a toda leche muy lejos. A la protagonista aun le queda chocarse con la soledad algun dia de estos. Un beso :3 y por cierto, a ver si me paso más a menudo por aqui, que me gusta mucho como y lo que escribes!

    ResponderEliminar
  4. Me encantan todos y cada uno de tus textos, he leído algunos y noto que están crgados de sentimiento. Este en concreto me ha impactado muchísimo.
    Me hago seguidora desde ya y te invito a que le eches un vistazo al mío <3

    ResponderEliminar
  5. Lleno de sentimiento y sensaciones. Me gusta la visión que le has dado al texto!

    ResponderEliminar
  6. Ohhhhh. No me imaginaba el final. Ha sido genial.
    Parece de esas personas que no creen en el amor, tal vez, porque piensan que duele tanto que no podrán soportarlo. Y huyen. Pero algún día, dejarán de huir (no todas).
    Besitos.

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar