20 de mayo de 2014

¿Qué será?

Hay quien lo llama felicidad o tal vez inconsciencia.

Esa sensación zigzagueante que parece generarse en el estómago y desde allí llega a los dedos de los pies y a cada una de las conexiones cerebrales del cerebro. Es ese hormigueo punzante que te arranca carcajadas en momentos inoportunos pero que te permite cerrar los ojos sin mayor preocupación que disfrutar de la voz de Andrea Boccelli al volumen perfecto en el equipo de música.

Otros tal vez lo llamen mera ilusión y algunos, los que menos, se atreven a llamarlo euforia.

Para mí, honestamente, el nombre viene a ser lo de menos. Lo único que se es que me encanta sentirlo en cada latido que nace en mi pecho y en todas las terminaciones nerviosas de mi ser. Que me hace feliz sonreír y guiñarle un ojo a la preciosa chica del espejo antes de salir.



Que por fin me he creído eso de que el mundo es mío si de verdad lo persigo.

4 comentarios:

  1. Solemos olvidarnos de que en verdad, el mundo es nuestro.
    Y cuando lo recordamos... ¡es la mejor sensación del mundo!
    Intenta mantenerla todo lo que puedas

    ResponderEliminar
  2. No hay nada mejor que esa sensación, y el nombre es lo de menos.
    Lo importante es creernos que somos capaces de todo :)

    *abrazos*

    ResponderEliminar
  3. Me alegro mucho de llegar aquí después de tanto tiempo apartada del universo Blogger y descubrir que te sientes así, amiga. Brindo porque sigas así de feliz durante todo el tiempo que sea posible.
    Besitoos!

    ResponderEliminar
  4. El mundo está a tus pies, así que a comérselo! Que está esperando a que alguien se lo zampe.
    Es una bobada, pero me encanta la palabra zigzagueante jiji
    Besitos

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar