13 de mayo de 2014

Por mí

Ya nunca veremos juntos el eclipse de Elia con los soles gemelos. No volveremos a escuchar a escondidas las canciones que tu yanyan le canta a los ancestros. No volveremos a bailar desnudos, tan cerca el uno del otro, celebrando la fiesta de la vida.
¿A quién la cantaré ahora al oído cada segundo amanecer? ¿Quién entrará conmigo en el jardín subacuático de Yanaisi para coger corales de Almir?
Dime, ¿quién?

Distingo tu figura envuelta en enormes hojas de dragul mientras caes cascada abajo. No recuerdo una imagen tuya más triste y a la par tan solemne.

Sigo aquí, donde se supone que tendrías que estar también tú, en lo alto del Árbol Madre a punto de empezar la gran carrera para demostrar todo lo que he aprendido a tu lado.

La desaparición de tu cuerpo genera en mí un grito que no logro saber de dónde sale, pero me dejo caer resbalando por el tronco del inmenso árbol a cuyos pies te besé por última vez.
Con tu imagen grabada a fuego en mi retina, corro como si no hubiera mundo suficiente, siento la tierra bajo mis pies y el viento susurrándome leyendas al oído.

No lloraré.
Lo nuestro valía mucho más que unas cuantas lágrimas al pie de una cascada.
Ahora ya no estás aquí, pero yo sí.
Y aunque pienso en ti casi cada segundo, no viviré a la sombra de un recuerdo.


Lucharé, creceré y avanzaré por mí tal como aprendí de ti.

5 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, es conciso pero bastante intenso. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Cuando alguien se va nos puede parecer el fin del mundo, pero tarde o temprano avanzamos, y lo bueno (si es que hay algo bueno en las pérdidas) es que aprendemos para que no nos vuelva a pasar.
    Como reflejas en el texto, hay veces que hay que dejar de pensar en lo que fue, en un "nosotros", para empezar a centrarnos en nosotros mismos.

    *abrazos*

    ResponderEliminar
  3. Precioso. ¿Cómo sería vivir en un mundo con dos soles?

    Hola de nuevo, por cierto :D

    ResponderEliminar
  4. Triste pero hermoso. Pienso que es ademas un ejemplo. de que por mucho que puedas querer a alguien no puedes quererle mas de lo que te quieres a ti mismo.

    ResponderEliminar