1 de abril de 2014

Máquina del tiempo

Jhon McGunn acababa de cumplir diecisiete años cuando construyó la máquina del tiempo.
Y tenía diecisiete  años y tres meses cuando desapareció.

Sus padres, su hermana , sus amigos y todo el mundo en el barrio habían removido cielo y tierra tratando de encontrar el mínimo rastro de su paso.
Pero no había nada que encontrar.
Del pelo rubio y los ojos grises de Jhon solo quedaba el recuerdo.

La máquina del tiempo había funcionado perfectamente y Jhon sonreia mientras bailaba sobre un césped de colores imposibles con una joven de ojos violetas que se había colado una vez en su tiempo.

Jhon McGunn huyó de un presente deprimente y agobiante que no le dejaba ser quien el quería. Y se dejó  enamorar por un futuro que le ofrecía mucho más.

Ahora bien, ¿cual sería el precio que aquella locura le haría pagar?
Pues es de seres inteligentes pensar, que escapar de los problemas nunca lleva a buen lugar.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo! Huir de los problemas no hace que los problemas desaparezcan. Los problemas a veces te pueden seguir hasta el fin del mundo. Besos!

    ResponderEliminar
  2. GENIAL sinopsis para un libro jajaja, eso si que me llamaría la atención.
    ME ENCANTO LOCAMENTE la ultima frase, y estoy de acuerdo contigo, hay que hacerles frente a los problemas.
    Besos ♥

    ResponderEliminar