26 de febrero de 2014

Palpitar

Hay escarcha sobre los rosales del jardín trasero.
La noche ha sido fría y Liam lo siente hasta en el palpitar ralentizado de su corazón.
Se levanta de la cama y tose un par de veces queriendo forzar la máquina.
Parece que su corazón le oye, porque acomoda su latir a un ritmo más normal.

El desayuno está sobre la mesa.
Un té recién hecho y dos tostadas con mermelada de arándanos.
Louise ha debido levantarse ya y no le ha despertado.
Condenadamente dulce muchacha, Louise… una nieta que Liam duda merecer.

Cubre su pelo blanco con un gorro de lana y se pone los guantes para salir al jardín.
Vuelve a toser al encontrarse con la nieve y su corazón se queja.
Gruñe un insulto y avanza hacia los congelados rosales.

Liam llora en silencio mientras avanza por su amado jardín quemado por el hielo.
Una lágrima por cada rosa inmortalizada que su amada Eleine no volverá a ver.
Hace ya un año que ella se fue y hace un año que Liam sintió morir con ella.

Escucha los pasos de Louise en la nieve y se gira para abrazar a su nieta.
Ese enigma entre niña y mujer que tanto se parece a su difunta abuela.
La muchacha lo lleva de nuevo a casa y lo mete en la cama.

    _Yo también la echo en falta, abuelo_ susurra ella acariciándole el pelo_. A todas horas, a cada momento.
    _Niña…
    _Shh… calla, viejo loco_ trata de sonreír ella_. No me vengas diciendo que estas mayor, esa retahíla ya cansa… Regálame una sonrisa, una aunque sea pequeña… por favor abuelo…

El viejo sonríe apartando un mechón de pelo oscuro del rostro de ella.
La joven deja escapar el llanto y deja que su abuelo la acaricie con dulzura mientras canta una casi olvidada canción.

Cuando ella se marcha, Liam respira hondo y cierra los ojos para pensar en Eleine.

“Perdóname querida, quiero más que nada reunirme contigo, pero tengo que quedarme con ella. Tengo que cuidarla mientras pueda. Tengo que seguir obligándome a latir al menos un poco más. ¿Me esperarás?”

4 comentarios:

  1. Me ha echo soltar alguna que otra lágrimilla, tienes un gran poder en tus palabras.

    ResponderEliminar
  2. Me ha hecho recordar a mi abuelo, el se fue hace años, pero de alguna manera se que sigue aquí. Porque yo lo amo. Me has hecho soltar tantas lagrimas...
    Hermoso texto ♥

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué personas tan fuertes los abuelos!
    Me has emocionado, es una escena realmente conmovedora.
    Y el final... bueno, me lo imagino perfectamente y se me saltan las lágrimas.

    *abrazos*

    ResponderEliminar