10 de enero de 2014

Noches insomnes

Camino a tientas entre la oscuridad, busco tu mano casi desesperedamente.
Pero no la encuentro.

Ahora el miedo me ha cegado de nuevo y me cuesta demasiado encontrarte.

El miedo a que ya no estes ahí para arroparme entre tus brazos y decirme muy bajito al oído que sigues conmigo, que seguimos juntos en este camino.

El miedo a que desaparezcas y una vez más, me quede sola y perdida en esta oscuridad que me aprisiona el corazón y me corta la respiración.

Pero creo, o al menos quiero creer, que tú también me buscas en este sinsentido, que sigues aquí necesitándome como yo a ti, que no te has ido y aunque ahora estemos perdidos, luchas igual que yo por volver a estar unidos.

3 comentarios:

  1. Cuando el miedo nos aprisiona, sólo creer nos salva. Es necesario, de otra forma todas las cosas de la vida serían como un oscuro túnel sin sentido.
    Me gusta mucho como escribís, te sigo.
    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por dejar un comentario en mi blog. Es la primera vez que visito el tuyo y debo decir que me encanta, tanto el diseño, como las entradas que escribes, que son descaradamente maravillosas. Me hago seguidora desde ya y espero verte de nuevo por mi espacio.
    Así pues te invito a visitar mi blog donde he publicado una nueva entrada Http://alachicadelcafe.blogspot.com
    Y si tienes una historia, una fanfic o lo que sea te pases por http://prohibidobailarsolo.blogspot.com es un blog para escritores que deseen compartir sus textos. Muchas gracias.

    Besos, -A.

    ResponderEliminar
  3. La esperanza es lo último que se pierde.
    Es la que nos mantiene vivos ─y cuerdos─.

    Te sigo desde ya.
    *abrazos*

    ResponderEliminar