3 de septiembre de 2013

Hora de escapar

De nuevo retumbaron las campanas engullendo con su tañido todos y cada uno de los sonidos de aquella olvidada ciudad.

Las pisadas sobre la acera mojada quedaron envueltas en el manto de su incesante repicar, y el propietario de las mismas corría llorando, jadeando, tratando de escapar de las cuerdas que le ataban a aquel maldito lugar, cuerdas que le arrastraban y le apresaban y le obligaban a olvidarse de pensar.

Pero él seguía corriendo, seguía gritando tratando de ser más fuerte e intenso que las campanas que le llamaban y pretendían que siguiera estando sujeto. Esas campanas que con su canto horrible mantenían a su pueblo preso y quieto, sin inquietudes, sin sueños, sin deseos.

Llegó a la cima de la montaña y dio una última voz.
Las cuerdas invisibles se rompieron.
Las campanas se quebraron.
Y el silencio trajo de nuevo el sol.

6 comentarios:

  1. Está bien, y lo próximo que llegará (seguro en breve), aún será mejor

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha fascinado el don de crear una historia, una vida entera, con tan pocas palabras. Y aquí lo has conseguido =) Es final es estremecedor. Te echo de menos, aunque yo también he estado ausente todo el verano...
    Besos más que gigantérrimos.

    ResponderEliminar
  3. Somos libres y no esclavos. No podemos permitir que la esclavitud se apodere de nuestras vidas, sea cuál sea esa esclavitud...

    Un beso (: me gustó mucho tu entrada.

    ResponderEliminar

  4. Este trocito me recuerda a una fantasía que he experimentado tantas veces, donde yo huyo sin mirar atrás, generalmente con alguien esperándome al otro lado de la montaña. ¿Has leído Fahrenheit 451? También me recuerda muchísimo a un momento final de ese libro :)

    (Hacía bastante tiempo que no te leía por aquí, un beso)

    ResponderEliminar
  5. Hacía muchísimo que no me pasaba por aquí, por blogger en general, ay se echaba de menos.
    Tú tan genial como siempre.

    ResponderEliminar
  6. Oh, dios, ¡UN FANTASMA! :O
    Me asustaría, pero es que el texto... ugh, el texto. Eres tan bestial como siempre, no entiendo cómo se puede crear una escena tan perfecta con tan pocas palabras.
    No sé por qué será, pero siempre que alguien habla de campanas en un texto pienso en un funeral, y aquí encaja perfectamente.
    En fin... ¿Retomarás la historia de Kora & Cía. pronto? Porque está muy mal esto de dejarnos a medias a estas alturas ¬¬

    Un beso gigantesco, Princesa, y el deseo de que vuelvas a actualizar muy pronto :)

    ResponderEliminar