15 de febrero de 2013

VI - Confesión

Creo haber olvidado el aroma de la casa de Lía.
Gran error.
Cuando abre la puerta de su apartamento, aquella mezcla de azahar, tabaco de liar y velas aromáticas me convence de que jamás me he marchado de allí.
Sin una sola palabra me dirijo a su habitación en busca de algo que ponerme mientras Kora se encierra en el baño.
La pared esta empapelada de fotos nuestras, entradas de conciertos y letras de canciones.
Me obligo a sonreír durante unas milésimas de segundo, disfrutando de la magia de todo aquello antes de obligarme a volver a la asquerosa realidad.
No se que haremos ahora.

No oigo entrar a Lía por lo que sus brazos alrededor de mi cintura me sobresaltan y no estoy preparada para los besos cortos en el cuello.
Mi piel arde y mi mente se desvanece.
Me revuelvo entre sus brazos hasta que la tengo frente a mí. Hasta que tengo el tornado de sus ojos solo para mi placer y disfrute.
Sus labios no tardan en encontrar los míos y me lleva medio en volandas hasta la cama.
Me abraza por la espalda y me besa el pelo.
Lloro.
    _No sabes cuanto te he echado de menos_ me susurra.
    _Lía... mi Lía...
    _No llores más mi vida. Ahora estamos juntas. No dejaré que nadie más te haga daño.
Me hago un ovillo queriendo desaparecer.
Lía me canta al oído.
Kora entra en la habitación, temblando, y se envuelve entre Lía y yo buscando una protección que no ha tenido nunca.

    _Pequeña, ya no hay nada a lo que debas tener_ dice Lía abrazando fuerte a mi hermana_. Ninguna de las dos tenéis motivos para tener miedo.
Respira hondo y sus ojos buscan los míos mientras aprieta a mi hermana contra sí.
    _He encontrado al hombre del pelo rojo_ cierra los ojos y los abre con una intensidad a la que ni si quiera yo estoy acostumbrada_. Le he matado.






Bueno, no tengo ningún derecho a nada después de desaparecer así... pero lo siento mucho muchísimo, he estado a tantísimas cosas que no he dado ha basto.
Os he leído y he estado pendiente, pero hasta ahora no he podido ponerme con todo esto como a mi me gusta, espero coger el hilo y no perderlo esta vez.
En cuanto a la Perfecta Prometida bueno, pues seguiré escribiendo, naturalmente, pero quiero anticiparos que para verano tengo pensado hacer un amago de serie con unos amigos, muy casero todo, en base a esta historia. Seguramente cree otro blog, pero bueno, a ver que os parece la idea.

Bienvenidos de nuevo al Palacio de Plata.
Siento haber tenido sus puertas cerradas tanto tiempo.