12 de noviembre de 2012

V - Fin del espectáculo

    _Lía..._ susurro tratando de deshacer el nudo de mi garganta.
    _Yo tratando de llamar la atención y tú siempre superándome_ sonríe. Con esa sonrisa que hace años me robó el corazón_. La lencería fina supera las camisetas cortadas.
Corro hacia ella.
Lloro.
Río.
Me tiro a sus brazos y las dos caemos rodando entre los atónitos invitados a mi falsa fiesta de compromiso.
Me acaricia el oído con los labios.
Me susurra las dos palabras más caras de la historia.
"Te amo".
Busco a tientas sus labios, y los encuentro llamándome a gritos.
Respondo a la llamada.
Devoro esos labios que solo me pertenecen a mí y que encajan perfectamente sobre los míos.
    _ ¿Rose?
Es la voz de Alex.
Alex.
Mi prometido Alex.
Trato de recuperar la compostura aunque es imposible con ella allí.

Alex está alterado.
Muy alterado.
Le acabo de dejar en el mayor de los ridículos. Creo que Regina me invitará a unas cuantas copas por ello.
    _Serás puta... _dice entre dientes con unos ojos que arden y parecen querer matarme.
    _Creo que será mejor que me marche_ respondo con mi voz más suave_. No quiero causar más problemas.
    _Desaparece, zorra_ dice Alex con ademán de levantarme la mano_. No eres más que una sucia puta. No quiero volver a verte.
    _Yo tampoco_ respondo_. No acostumbro a mostrarme amigable con la gente que me insulta.
    _ ¿Y qué debería hacer? ¿Colmarte de regalos por mentirme y jugar conmigo?
    _Me dedico a eso.
    _ ¿A qué exactamente?
    _A romper corazones.

Me doy la vuelta para que Alex no me vea llorar.
No me gusta que me llamen puta.
No delante de Lía.
Y mucho menos delante de mi hermana.

    _Gracias por todo_ susurro ya en la puerta y aferrada con fuerza a la mano de Lía.
    _Gracias por nada_ responde Alex a voces.

Salimos de la casa.
Yo en lencería, mi hermana con harapos y Lía con su particular estilo.
Las tres nos abrazamos.
Ahora que tengo a mi lado todo lo que me importa nada puede salir mal.
Nada.

12 comentarios:

  1. Bufff...que duro desenlace, un corazón roto es capaz de ser muy agresivo jejejeje. Aún así me gusta mucho el cambio de prisma que le das a la realidad...cuando se tiene lo que se quiere de verdad ya nada más importa.
    Un abrazo inmenso niña!!! Es un relato fascinante!!! :)

    ResponderEliminar
  2. Junto a las personas que quieres te haces invencible, sin duda. ¡Un beso! :)

    ResponderEliminar
  3. Lei algunos comentarios tuyos en otros blogs, y me sentí atraida a conocer tu espacio =)

    ResponderEliminar
  4. Ahuuum...
    Es raro. ¿Es el final final? Porque tiene ese aire, pero la historia parece que no termina del todo. A mí me quedan ganas de más, desde luego (aunque a mí siempre me quedan ganas de más, y sobre todo cuando la autora eres tú).
    Me gusta esa escena final, con las tres chicas tan dispares, pero a pesar de todo tan unidas. Aunque estar en la calle con lencería fina no me parece lo más cómodo, alguien va a pillar un resfriado :P

    Me alegra que encuentres tiempo para escribir a pesar de la universidad, ya me imagino que requiere un montón de trabajo y tiempo para sobrevivir. Pero, por favor, no te vayas del todo o tendré que echarte de menos :)

    Muchos besos y ánimo ^^

    ResponderEliminar
  5. A mí tampoco me parece el final de la historia... Tienes que tener un corazón de piedra para dedicarte a romper corazones, eh? Me saben a gloria estos momentos de tus palabras, y espero que sigas así.

    Muchos besos gigantes, y ánimo con todo!!

    ResponderEliminar
  6. Qué historia...

    Como para volver por más.

    ResponderEliminar
  7. ¿Tú, la mala? Nunca lo hubiera imaginado, pero supongo que a veces tenemos que aceptar papeles que no nos gustan porque es lo correcto, o porque alguien tiene que acerlo. Y me alegra que tú, que lo has vivido y lo lees desde la experiencia, consideres que me ha quedado bien, tus comentarios siempre son un subidón de autoestima de narices xD

    Me ha aliviado mucho saber que esta historia continúa, que no se me queda aquí, porque de verdad que tengo ganas de saber qué va a pasar ahora. Ya veo que estás más que ocupada, así que nada de presión, pero no te olvides de nosotros; o, por lo menos, no nos dejes las cosas con tanta intriga, ¡leñe! Ten la decencia de escribir tostones, como hago yo.

    Un beso enormísimo, y mucho ánimo con los niños, el grupo, la coral, la serie (de la que no me habías dicho nada, por cierto ¬¬) y tooooodas esas cosas que tienes en marcha. Estoy seguro de que todo te irá genial ^^

    ResponderEliminar
  8. He llegado aquí a través de comentarios en otros blog y me han llamado tanto la atención que no he podido evitarlo..
    Y menos mal! porque esta historia puede que sea la más rara que haya leido nunca ( en el mejor e increible sentido de la palabra).. Me gusta mucho, mucho, y espero poder seguir leyendola, porque te sigo :)
    un besito

    ResponderEliminar
  9. Jo, jo, jo y jo. No puedes decirme en un comentario que seguramente subas algo, dejarme entrar aquí con toda la ilusión y ver que me has engañado. Eso es maltrato psicológico, y estoy seguro de que es denunciable ¬¬
    Bueno, que conste que como soy un ente muy benévolo, consideraré perdonarte, pero solo porque no soy capaz de enfadarme contigo.
    En cualquier caso, estaré al corriente por si subes algo, y tan pronto como subas el primer vídeo de la serie avísame, que quiero verte en escena (si actuas la mitad de bien que escribes, creo que tengo nueva serie favorita).

    Un besazo, y gracias A TI. Tú sí que estás siempre aquí cuando te necesito, y sabes perdonarme incluso cuando desaparezco sin avisar :*)

    ResponderEliminar
  10. No creí que continuaras la historia de Rose, pero me alegro que lo hayas hecho, aunque siento que hay cosas que no se explican del todo y que me gustaría conocer, detalles de su pasado.

    Besos de neón.

    ResponderEliminar