25 de octubre de 2012

IV - Plan de Escape

Sonrío.
Se me da bien sonreír.
Y después de tanto tiempo en el negocio de Joe puedo llevar conversaciones banales con las amigas de mis prometidos teniendo mi mente lejos de ellas.
Hoy mi mente no puede estar más lejos.
Ni mi sonrisa ser más cálida.
Joe está muerto. Le han asesinado. El mismo hombre que hace siete años mató a mis padres.

    _ ¿Querida?_ distingo la voz de Alex.
    _Dime amor mío_ digo avanzando hacia él.
Le beso en la comisura de los labios.
Le cojo de la mano y sonrío a los invitados.
    _Después de lo de Regina jamás creí que volvería a tener a alguien en mi vida... pero Rose_ me mira, con esa mirada de enamorado perdido, esa que tantas veces he visto_ me ha cambiado la vida. Rose, con su cabello oscuro, rizado y sus ojos verde translúcido. Rose, con su sonrisa...
    _¡Rose con ese cuerpo, hermano mío!_ oigo decir a mi supuesto cuñado, Dave_. Porque madre mía, ¡tienes un gusto exquisito!
La gente se ríe.
Me obligo a ruborizarme.
    _Si, Dave, también eso_ aprieta mi mano_. Mañana me desposaré con esta mujer, mañana...

No le da tiempo a acabar.
La puerta del patio se abre y la gente se aparta mientras una niña andrajosa y pestilente avanza hacia mí.
Dibujo mi  mayor cara de sorpresa y Alex palidece.
    _Mamá... vuelve a casa...
Cogo a mi hermana por la muñeca y la arrastro hacia mí.
La gente cuchichea.
Finjo hablar en susurros pero lo que pretendo es que todos me oigan.
    _Evangeline, ¿qué haces aquí? ¿Qué te dije? Que no me siguieras, que yo te buscaría, que te haría llegar dinero y comida... ¡¡Me has dejado en ridículo, Evangeline!! ¿Qué voy a hacer ahora? ¿Qué vamos a hacer?
Rompo a llorar, mi maquillaje se corre.
Mi hermana sonríe durante una milésima de segundo.

    _ ¿Rose?
Alex me acaricia el hombro.
No entiende nada de lo que pasa.
Me mira pidiendo a gritos que eso sea una mentira.
Yo le beso la mano y me vuelvo hacia mi público de esa noche.
Me quito la alianza y la envuelvo en las manos de Alex.
    _Me temo que te he mentido_ digo con una media sonrisa_. Y no me ha salido bien.
    _Pero... tú y yo... nuestra boda...
    _No Alex... _mi hermana se acerca_. Esta es Evangeline. Es mi hija. Está enferma y yo no tengo trabajo y no puedo..._ me convulsiono, lloro_. Yo solo quiero sacar adelante a mi hija. Lo siento mucho Alex. Lo siento mucho. Te devolveré todo. Lo prometo.
Cumplo mi palabra quitándome el vestido color crema con broches de oro y quedándome en lencería de encaje y tacones.
Me doy la vuelta y empiezo la cuenta atrás.
Cinco... cuatro... tres... dos...uno...
    _Rose espera_ es la voz de Alex.
Sonrío antes de girarme de nuevo.
    _Me da vergüenza hasta mirarte a la cara_ susurro_. Evangeline, vámonos.
    _Rose... mi amada Rose... mi adorada Rose_ me aparta el pelo de la cara_. Tal vez en otra situación tú y yo...
    _No lo creo_ medio sonrío_. Yo solo pienso en mi hija.
    _¿Y en mí no?_ dice una voz.
Eso no tenía que suceder.

Pelo corto color violeta. Ojos grises, como una tormenta. Pantalones cortos, medias rotas, botas militares, camiseta dejando entrever el sujetador.
No puedo evitar sonreír y llorar de la emoción.
 
    _Creo que no vengo vestida para la ocasión_ sonríe_, una no sabe como ha de vestirse para interrumpir la fiesta de compromiso de su  novia.












pd: perdón por mi prolongada ausencia. He estado sin internet -_-