31 de julio de 2012

De vuelta

Lo primero LO SIENTO MUCHO.
Mi ausencia ha sido más larga de lo que yo esperaba... terminé el año bien, si ni si quiera necesidad de convocatoria extraordinaria, me fui a la playa con la familia a mis amadísimas tierras gallegas, y cuando he estado de vuelta a casa me he liado a ensayar, a cantar, a tratar de componer, a leer (si, después de mil años, me he vuelto a encerrar más en los libros que en el ordenata) y ahora que ya soy una persona medianamente coherente de nuevo, vuelvo.
Prometo ser más regular en esto del blog, de verdad que si.


Para que no me odiéis mucho os dejo con un trocito de proyecto en el que estoy trabajando con una joven y prometedora artista de las letras.


Cuando le vi se me encogió el corazón.

Siempre había sido guapo. Muy guapo.
Tenía los ojos oscuros, cálidos, hipnóticos, como una enorme piscina de café oscuro en noches que no te apetece en absoluto dormir.

Sonreía, y su sonrisa detenía mundos y calmaba tempestades.



Me gusta estar de vuelta.
Echaba esto de menos.
Mucho.