16 de abril de 2012

I - Rose


Me llamo Rose.
Al menos, así es como me llamo esta noche.
Así es como mi contratante decidió que me llamara.
Me gusta Rose.
Es elegante, distinguido, con clase.
Todas esas cosas que no soy en absoluto.
¿Qué cual es mi auténtico nombre?
No lo recuerdo.
No acostumbro a poner nombres.
Las personas cambian demasiado a lo largo de la vida como para que sean siempre llamadas de la misma manera.

Este local es agradable, música suave en directo, hombres con traje, mujeres peinadas y entalladamente vestidas con ropas estrepitosamente caras.
Me gustan estos locales. Huelen a dinero.
Y a mí me encanta el dinero.
Por eso estoy aquí, esperando para comenzar a trabajar.
¿A qué me dedico?
Es muy sencillo.
Conquisto hombres.
Así de simple.
Mujeres ricas y despechadas, dolidas por un hombre que las ha dañado, buscan venganza.
Y yo se la doy.
Cortejo a esos hombres. Los seduzco. Los vuelvo locos. Los enamoro. Los cautivo. Los hago míos.
Y al final, me piden que me case con ellos.
Yo sonrío y les digo que sí, acepto sus anillos, sus joyas, sus vestidos, sus cenas.
Soy la perfecta prometida.
En los últimos tres meses me he prometido once veces.
Y el día antes de la ansiada boda –o incluso el día mismo alguna vez- se desvela un falso hecho de mi pasado que hace que al pobre hombre se le rompa el corazón.

Y de eso, señores míos, es de lo que se encarga mi jefe.
Me gusta llamarle Joe.
El día señalado, él aparece en escena. Saca trapos sucios de mí y nos vamos los dos con los regalos del hombre desencantado y los dólares de la señora despechada.
Me encanta Joe.
Tiene una nueva historia para cada hombre, y cada cual más retorcida y más perfecta. Sabe donde tiene que tocar para que me mande a freír espárragos.
A Joe le gusta llamarme Emily.
A mí no me disgusta.
Dice que le recuerdo a la eterna prometida nunca desposada, la novia cadáver de Tim Burton.
Quizá tenga razón y ese sea un buen nombre para mí.

En fin, tengo que dejaros.
Alex acaba de entrar y tengo que hacerlo mío.
No creo que sea difícil, no ha dejado de mirarme las tetas desde que ha entrado.
Bien, invirtamos el dinero de la pobre Regina.
Vamos pequeña Rose, camina hacia tu duodécimo compromiso.

15 comentarios:

  1. quizás esa frialdad sería aconsejable sacarla de vez en cuando aunque sea en poquitas dosis...me quedo con "Las personas cambian demasiado a lo largo de la vida como para que sean siempre llamadas de la misma manera." sublime Anaid.

    siempre esun placer pasar por tu rincón y llenarme de esa esencia que dejas en cada palabra.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu texto, y además ha resultado toda una sorpresa porque al principio pensé que se trataba de otra historia sobre una prostituta, pero no, ha resultado mucho mejor y original.

    Besos de neón, tienes nueva lectora ;)

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la historia...alguna vez me he sentido tentada de hacer algo así con alguno pero resulta que soy tierna y dulce y no puedo cambiar...ni quiero :) Si me pasa algo así, contrataré a una mujer como la tuya

    ResponderEliminar
  4. Guau, es super original!!
    Podrías escribir una novela con las aventuras de Rose porque me he quedado con las ganas de saber más jajaja
    Un beso, me encanta como escribes

    ResponderEliminar
  5. Las dos grandes pasiones que llevan haciendo girar al mundo desde los inicios del raciocinio humano: el amor y el dinero. Juntos de la mano, éxito total ;D
    Besos muchos ^^

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por pasarte, por cierto tu texto me ha encantado

    ResponderEliminar
  7. Me encantó! es directo, conciso y muy entretenido... espero que siga. ¿Quién no querría ser Rose?

    Me gusta mucho tu blog, espero que no te importe que te siga ^^.

    Si quieres tú también puedes visitarme, mi blog es http://lokaxicalibra91.blogspot.com.es/

    Beshiitos!!

    ResponderEliminar
  8. Hola, concisas y precisas letras desnudan a golpe de talento al germinal belleza de este blog, si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com.es/
    gracias, buen día, besos azules.

    ResponderEliminar
  9. HOLA! Te invito a visitar mi blog (dreamanewworld). Si te gusta, puedes dejar un comentario y SEGUIRME ? Si llegaras a hacerlo, házmelo saber, así yo también sigo tu blog! Saludos, Nati!

    http://dreamanewworld.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  10. Me encantan tus textos, solo espero que algún día tengas la oportunidad de escribir un libro, porque tienes un don!

    :) saludos.

    ResponderEliminar
  11. Que lindo!
    Lo hiciste vos? Fue muy inspirador lo que lei ♥

    ResponderEliminar
  12. Que fuerte, parecía que estaba yo ahí o.o Esto te lo he dicho en más de una ocasión pero es que jolines, eres increíble escribiendo! Y no es por ser pelota, lo digo porque lo pienso de verdad. Me encanta todo lo que escribes ^^
    Y hablando del personaje... más bien dicho, los personajes, que malas personas, ¿cómo se puede hacer tanto daño a alguien solo por dinero? No sé, yo creo que sería incapaz.
    Gracias por tu comentario del otro día, lo agradezco muchísimo :).

    ResponderEliminar
  13. Y, como siempre, tienes una sorpesa en mi blog xD

    ResponderEliminar
  14. Me encantó al forma en que contaste esta historia, bastante curiosa por cierto.
    Me llamó la atención la frase destacada en cursiva. Es cierto, cambiamos demasiado para ser llamados de una misma manera. Pero, supongo que es así.
    PD: Gracias por tu comentario en mi blog ^^
    Besos agridulces para tí♥

    ResponderEliminar
  15. Espero que lo hicieras genial en el teatro, he visto la anterior entrada :)

    Es curioso como juegas con los nombres en este pequeño relato, de todos los que has dicho, mi favorito sigue siendo Rose.
    ¡Un beso grande, grande!

    ResponderEliminar