11 de enero de 2012

En sus ojos

Ella tenía unos ojos marcados por el daño que hace la Soledad.
Desteñidos por el Miedo que durante años había tratado de acabar con ella.
Unos ojos cansados de Llorar una y mil noches a escondidas bajo las sábanas.
Pero esos ojos... ah, en esos ojos había más
Mucho más. 
Muchísimo más.
En esos ojos había Fuerza, tanta como en las manos del más bravo guerrero. Había Valor y Fortaleza como la de los antiguos Caballeros del Medievo.

Y había Esperanza
Mucha mucha Esperanza.                                                                                                                                                                             A pinceladas verdes que daban Alegría a esos ojos que debieran estar cansados de mirar y sufrir.

Había Felicidad, Amor, Locura, Imaginación, Euforia. 
En sus ojos se escondía su enorme, gigante, personalidad.
 Anaid green eyes

8 comentarios:

  1. Los momentos en los que uno mismo se da cuenta de la fuerte que es y se le llena el cuerpo de esa sensación única. Esos son los momentos que nos hacen grandes, que el mundo se haga pequeño y nuestra propia sonrisa nos ilumine el camino:)

    ResponderEliminar
  2. :) si y es que cuando mas sufrimos es cuando mas fuerte nos hacemos! ;) Hermoso y muy real lo que escribiste!! te sigo d cerquita espero me sigas tambn un beso!!
    http://elgritodeuncorazon.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Pues yo estoy hasta los cojones de que nadie lo note...lo siento pero esque tengo un mal día y me he sentido muy identificada con la entrada, estoy cansada de estudiar, con mil exámenes, discutiendo con la gente porque estamos todos con los nervios a flor de piel...y luego el resto del mundo no ve lo cansada que estoy ninada,solo el mal humor!

    ResponderEliminar
  4. Los ojos lo dicen todo, y los tuyos son re lindos :)

    ResponderEliminar
  5. Claro. Precisamente por lo que han padecido son capaces de demostrar su Fuerza, Valor y Fortaleza y mirar hacia lo que nos da la vida con un espíritu positivo. Quién no teme no sabe enfrentarse a la cobardía y para quién no ha sufrido jamás la risa no tiene ni mucho menos todo el mérito que se merece.

    Besos muchos, ya lo sabes, querida amiga ^^

    ResponderEliminar
  6. Me encanta esta entrada Anaid, has escrito algo muy parecido a lo que yo pensé hace unas semanas: en los ojos se puede ver nuestro interior. Si al final acabo publicando ese pensamiento en blogger, me alargaré más, pero tienes mucha razón :)
    PD. Ala, ¿tienes los ojos verdes? ¡Qué envidia, con lo bonitos que son!

    ResponderEliminar
  7. Tienes una sorpesa en mi blog, Anaid:D

    ResponderEliminar
  8. Tanto tiempo y al entrar encuentro la frase perfecta para este momento, un abrazo,

    besosdulces*

    ResponderEliminar