15 de noviembre de 2011

[No tan] Mayor

Los golpes y los gritos provenían del piso de arriba.
Antía se preocupó.
Por primera vez en toda la tarde, levantó la cabeza de la pantalla del portátil y se puso en pie.
Las voces eran cada vez más fuertes.
Subió las escaleras de dos en dos y abrió la puerta del dormitorio de su hermana de par en par.

 _¡¡Sophie!! ¿Estás bien?
La niña de recién cumplidos seis años asomó parte de la cabeza entre unas cajas y sábanas revueltas alrededor del escritorio.
_¡Ssh! ¡No grites! ¡El monstruo podría oírte!
_ ¿El monstruo? ¿...pero qué?
Sophie gritó de nuevo saliendo de entre las gafas con la cara pintada de rojo y verde y una de las baquetas de la batería de Antía en la mano a modo de espada.
_¡Yo soy la caballera Sophie del Reino de los Colores Relucientes! ¡Salvaré la Ciudad de los Destellos de ese horrible monstruo en Blanco y Negro para que el Hada de las Estrellas Fugaces quede liberada!
_Estás como una cabra Sophie...

Antía ya cerraba la puerta de nuevo cuando la voz de su hermana la reclamó.
_Antía... no puedo hacerlo sola... No puedo matar al monstruo yo solita... es demasiado fuerte...
_Estoy ocupada Sophie, tengo que...
_ ¿Que estar pegada al ordenador? ¿Toda toda la tarde? Como todos los días...

Las lágrimas brotaron de los ojos de la pequeña emborronando la pintura de su cara. La tristeza se apoderó de ella y lo que durante varias horas habían sido un Castillo Mágico, un Mundo Irreal y un Monstruo Atroz volvieron a ser mantas, cajas y peluches... La Tristeza vencía a la poderosa Imaginación y deshacía todo lo que había logrado...
_No llores Sophie, por favor_ susurró Antía abrazando a su hermana con un sentimiento de culpa que le daba ganas de llorar también_. Es solo que...
_Que has crecido. Has crecido del todo.
_Es natural, pequeña, yo no puedo decidir si quie...
_¡¡Me prometiste que no te harías mayor nunca!! ¡¡Que serías como Peter Pan!! ¡Que para mí serías niña siempre!
_Yo...
_Me mentiste Antía_ dijo escapando de los brazos de su hermana_. Me juraste que...
_... que nunca sería como el Monstruo en Blanco y Negro, ni como la Bruja Robacolor... que siempre sería... ¿cómo era? ¡¡La Emperatriz de los Colores del Amanecer!!
_Voy a recoger, Antía, total...

Antía sonrió poniéndose en pie sobre la cama de su hermana cogiendo otra de sus baquetas que estaba tirada en el suelo.
_ ¿Como que recoger, caballera Sophie? ¡Tenemos una misión! ¡Debemos vencer a ese Monstruo!

La pequeña sonrió y sus ojos brillaron de nuevo, se abalanzó sobre su hermana y de nuevo el dormitorio cambió convirtiéndose en aquel Universo de Fantasía que era solo de ellas y al que nadie que no fuera invitado podría acceder. Luchar con el monstruo, conquistaron tierras, liberaron prisioneros y celebraron el mayor festín en el mayor Palacio jamás visto.

Al final del día, habiendo recuperado parte de su cordura, Antía durmió entre magia y sonrisas, quizá no era tan mayor como creía, quizá no quería serlo tanto como parecía... Quizá, solo quizá, jamás se es demasiado mayor para ser niña...







¿Crecer? ¿Yo? ¡Jamás!
Seré una niña grande que juega a  ser adulta sin serlo del todo jamás...


8 comentarios:

  1. Y no sólo eso, sino que seguir siendo niños nos ayuda a crecer mejor aunque mucha gente piense lo contrario.
    Nunca hay que perder de vista las cosas que realmente importan y los niños, para eso, tienen una virtud especial ^^

    Me alegra volver a leer algo tuyo de nuevo, Anaid! ^^ Besos enormes!!!

    ResponderEliminar
  2. Sin un poco de espiritu niño no podríamos disfrutar plenamente de toda la vida!
    Es genial este relato, un momento muy entrañable capaz de hacerte ver que aún se puede vivir las cosas con un matiz especial :)

    ResponderEliminar
  3. El final me encanta...no es solo que la gente no sea mayor esque a veces tenemos que serlo aunque no queramos...es un asco, a mi me toco crecer pequeña y a veces lo echo de menos!

    ResponderEliminar
  4. Escribes unos textos llenos de magia <3 más de una vez me he encontrado en esa situación con mi hermano pequeño...me da rabia pensar que no volveré a disfrutar de mi niñez, cuando somos pequeños no la valoramos lo suficiente.

    Es un placer leerte <3 saludos!

    ResponderEliminar
  5. Jamás es demasiado mayor para ser niña, muy bella reflexión
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. :O El premio que tienes en el lateral, "Destellos brillantes en el cielo azul", lo creé yo con motivo de 5 meses con Los sueños se hacen realidad (mi blog). Me alegra ver que llegara a un blog como este :) Me ha encantado tu relato, es tan... dulce.
    Besos
    P.D.: Te sigo.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Que bonito estuvo esto,
    Y Lluvia tiene razón: "cuando somos pequeños no lo valoramos lo suficiente".

    Hay cosas que deje de hacer de pequeño por andar preocupado en el "crecer" y hoy no las podré hacer. "El niño quiere ser grande y el grande volver a ser niño". Pero ahora será diferente, haré todo lo que quiero hacer en la juventud para no llegar a la adultes reprochándome lo que dejé de hacer.
    La vida va pero no viene, así que solo se vive un vez.

    Un beso mi pequeña Anaid!

    ResponderEliminar