20 de agosto de 2011

Basta...

Tengo las palabras atragantadas en el estamago y parece que quieran quedarse eternamente ahí.
Llevo tiempo queriendo escribir, queriendo desahogar todo lo que tengo dentro, pero soy incapaz.
Últimamente solo se tirarme en la cama del ático a llorar para que nadie me vea.

Para que no me vea mamá, para que no sufra más de lo que ya está sufriendo, para que no se preocupe por mí, porque yo soy mayor y se cuidarme sola. Lo he hecho siempre y  no voy a dejar de hacerlo ahora.
Para que no me vea la abuelita, mi musa, mi diosa, mi ejemplo a seguir. La mujer que en estos diecinueve años de existencia ha dado todo y más por mí. La que intuye todo lo que he pasado mientras aún vivía en aquella casa aunque no tengo valor de contárselo.
Para que no me vea mi Cosa, Paulo, mi hermano y mi vida entera resumida en una personita de tres años que me regala besos y abrazos y tirones de pelo. Para que vea que soy fuerte y que él lo va a ser también. Para que vea que tiene a su hermana para todo y más. Porque daría mi vida por él si fuera necesario.
Para que no me vea el Innombrable. Porque no merece ni una sola de mis lágrimas, ni uno de mis llantos ni suspiros. No se merece NADA, y menos por mi parte. Ya ha arruinado bastante mi vida como para encima llorar por él.
Para que no me vean Ellos, mis Amigos (así, con mayúscula, vosotros sabéis quienes sois), porque no os merecéis andar siempre preocupados por mí ni sufrir por mí ni nada parecido. Porque cada uno tiene bastante para él mismo como para que yo os vaya amargando con mis ralladas. No es justo y no quiero que sea así.


Por eso sigo siendo tan buena actriz, por eso sigo saliendo y sonriendo y haciendo como que no pasa nada, como que puedo con ello.
Pero no es así.
No puedo.
No puedo más.

Estoy cansada, estoy triste, estoy preocupada y tengo un miedo atroz.
Tengo pánico a lo que pueda pasar estos días hasta que las cosas puedan empezar a arreglarse.
Tengo miedo de Él y de lo que puede llegara a hacerme a mí o a mi madre o ambas.
Tengo miedo de que coja a mi Cosa y se vaya lejos y no vuelva a ver a mi niño nunca más.
Tengo miedo de sus miradas, sus gestos y de que sepa donde voy y con quien.
Tengo miedo de que mi madre se eche para atrás en su decisión...


Solo quiero que todo esto termine, que se acabe esta asquerosa tormenta y poder volver a mi casa y poder estar  tranquila allí.
Sin miedo.
Sin tensión.



Solo quiero dejar de llorar cada noche entre pesadillas y poder estar tranquila...


12 comentarios:

  1. Me quedo preocupada al leerte, espero que estés bien :) un abrazo muy grandeeeeee y una gran sonrisa :))))

    ResponderEliminar
  2. Querida Anaid, no sé lo que estés pasando, creo suponerlo pero no haré hipótesis.
    Solo quiero decirte que aquí no se detiene el camino. Debes seguir, pero siendo tu misma. No temas ser débil ni aparentes ser fuerte.
    Que tu alma tenga la tranquilidad para poder seguir luchando.
    Que tus sueños no se conviertan en pesadillas.
    Hasta pronto querida Anaid.
    Bsos! :)

    ResponderEliminar
  3. Odio las entradas en las que me queda la duda de si son escritas desde la perspectiva de un personaje o del escritor... en cualquier caso creo que esta es del segundo tipo asi que te digo desde aquí que yo he pasado eso...hace bastante tiempo, es cierto, pero recuerdo esa sensación y desde aquí te animo y te hago constar que este no es un comentario de los que dejas y te olvidas.
    No te preocupes por tus amigos, yo he tenido esa misma sensación, de para que cargar a los demás con más de lo que tienen, pero a ti no te importa cargar con sus problemas no? pues a ellos tampoco les importa ayudarte :)
    Ánimo y tranquila, que la tormenta pasa, habla la voz de la experiencia

    ResponderEliminar
  4. Hola,preciosas letras desnudan la integral belleza de este blog, si te gusta la palabra elegida, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos reales...

    ResponderEliminar
  5. No sé qué decirte, me sale más un abrazo grande grandísimo que palabras, pero espero que éstas te lleguen y sirvan para animarte un poco y saber que al menos desde donde me encuentre, tienes dos oídos que escuchan y una sonrisa que espera ser altamente contagiosa :)
    Un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
  6. Estaba justo al dar la vuelta a la esquina de mi calle, bien cerquita, y no se veía mucho, pero no importa, llega con que estuviese :) un beso muy graaaande :))

    ResponderEliminar
  7. Llego tarde a leer este entrada... y me quedo con un nudo en el estómago, Anaid.
    Espero que estés bien, y desde donde estoy yo (aunque sé que no sirve de gran cosa) te mando muchísimo ánimo y muchísimo valor para que sigas adelante.
    Todo lo malo que nos pasa nos acaba haciendo más fuertes.
    Miles de besos, amiga ^^

    ResponderEliminar
  8. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Un abrazo Anaid, gracias por tu comentario :)

    ResponderEliminar
  10. Es mi blog y prohibo lo que quiero!!Jaja, me encanta que alguien me plante cara xD
    Qué tal estás tu?Veo que algo de buen humor tienes!

    ResponderEliminar