31 de mayo de 2011

No me oyes respirar...

¿Me oyes? ¿Puedes verme? ¿Sentirme? ¿Notas mi aroma? ¿El tacto de mi piel?
¿Percibes este grito silencioso que nubla el ambiente a mi alrededor?
¿De verdad no me oyes gritar? ¿No me ves llorar?
Supongo que no... supongo que ser Princesa no es tan sencillo como cuentan los cuentos, que no todas las Princesas Rosas son felices con su Príncipe Azul.
Supongo que sigo sola, estancada en esta absurda fantasía plateada que, por unos momentos, creí que podría tintarse de color...

25 de mayo de 2011

Futuro



Porque el futuro es algo incierto.
Y daría lo que fuera por compartir esa incertidumbre 
contigo




Estrenamos nuevo look en las Letras de Plata cortesía de @BizzHHYBartolo
Muchas muchas gracias por esto en serio
:)

22 de mayo de 2011

Quizá...

+ Ni se te ocurra besarme.
- ¿Por qué no?
+ Porque una vez que lo hagas me volveré adicta al sabor de tus labios,  al contacto eléctrico con tu piel y al aroma dulzón de tu pelo. Necesitaré constantemente tus abrazos y tus cosquillas. Me hará falta el calor de tu mirada para estar a gusto. Y querré más y más hasta el punto de que seas solo mío. Mío y de nadie más. ¿Quieres eso? ¿Estás seguro?

_Sí, eso es exactamente lo que quiero.

18 de mayo de 2011

Nora

Nora se despertó con una sonrisa pintada en el rostro como las últimas semanas, se despertó pensando el ÉL y en que a lo mejor, por una vez, las cosas podían llegar a salirle bien... A lo mejor tenía su final de cuento de hadas...
Ingenua...

Nora sabía que su Príncipe Encantador estaba pasando una mala temporada, que estaba triste, desganado y había perdido la fe en el amor... y aún así, ella estaba dispuesta a volver a hacerle creer. Ella quería que él fuera feliz, que estuviera bien, que sonriera... y por unas semanas creyó que podría lograrlo, que poco a poco conseguiría sacar al Príncipe de sus Tinieblas.
Pero se equivocó.
El Príncipe seguía obcecado en su aversión al amor, y Nora lo supo cuando se enteró de que el Príncipe compartía besos y mimos con otra dama de la Corte.

Nora supo que lo que ella había interpretado como un pequeño paso en el despertar del Príncipe era mentira, que todo lo que ella había sentido estando con él no servía para nada, que a él no le importaba en absoluto los sentimientos que se habían despertado en su interior.
El Príncipe quería jugar y Nora había entrado al juego con demasiada fuerza.
Había puesto un cachito de su corazón tratando que el Príncipe volviera a tener esperanza en el amor, y él, seguramente sin ni siquiera darse cuenta, lo había hecho añicos.


Nora se escondió entre las sábanas blancas de su cama y se dejó envolver por el sueño.
Estaba acostumbrada a que sus ilusiones se desvanecieran.
Pero todo eso no le haría perder la fe en el amor.
Eso no.
Eso nunca.

16 de mayo de 2011

Ahora mismo

En algún lugar, alguien abre los ojos con ganas de comerse el mundo a la vez que alguien los cierra con ganas de escapar. En este instante un recién nacido conoce el mundo en brazos de una madre que ya lo quiere más que a su propia vida mientras su padre ni si quiera sabe que existe.
Dos adolescentes se encuentran a escondidas pirándose las clases jurándose que siempre estarán juntos y otros dos se miran fijamente despidiéndose de lo que una vez hubo.
Ahora mismo, un chico se caga en el amor y en el sufrimiento que conlleva, una chica deshoja margaritas pensando en que todo saldrá bien con él, un hombre en lo alto de un balcón piensa por qué le puso los cuernos su mujer y una mujer hace la comida para un hombre que cuando llegue no hará más que darle voces y decirle que todo esta mal.

Ahora mismo unas niñas ríen saltando a la cuerda, un niño sufre en silencio la soledad de cada día, un adolescente incomprendido toca la batería para disimular con su música los gritos de sus padres mientras otro con su guitarra compone canciones de amor.

Una familia celebra una boda y otra se junta en un entierro. En el juzgado, un pleito por la custodia de dos niños pequeños. Una madre que no tiene edad de serlo pasea con su hijo con la cabeza alta y las lágrimas agolpadas en los ojos.

Dos chicos fumando porros se quejan de que tienen que ir a clase, un joven cuidando de tres hermanos se lamenta de no poder estudiar, una joven se va a la universidad para así no tener que estar en casa y un chico ya está alli porque no le dejan hacer otra cosa.

Una pareja está llegando al orgasmo en este mismo momento. Otra discute acaloradamente en la cocina. Y otra se encuentra a escondidas en la oscuridad de la noche para que nadie sepa de su amor.

Ahora mismo una chica sufre por amor, un chico le tiene pánico y otros tantos lo ven como un juego y absolutamente nada más...

10 de mayo de 2011

Ella se llama Música...

¿Y qué quieres que explique? 
Que significa tanto para mí, que me hace sentir cerca de tanta gente, que me ayuda a expresarme, que me hace sonreír, que me hace llorar.
Es ese algo que termina de llenar mi ser, eso que completa mi existencia, es una “parte” de un “todo” que me conforma. 
Es lo que me sirve para identificarme, lo que uso como barrera ante todo un mundo. 
Es mi vía de escape, mi manera de acceder a ese mundo donde nada puede salirme mal y las cosas son del color que yo quiera.

Ella es la que me saca sonrisas en mis noches de lágrimas, la que me hace llorar sin motivo aparente, la que me da la vida, la que me da aliento, fuerza y ganas.
Ella es la musa de mis días, mi motivo de existir.

No soy nada sin ella, es parte vital y absoluta de mí.
Y me hace falta.
Tanta como el aire para respirar...


Es la música...