17 de julio de 2010

Adiós

Nada es para siempre, ni si quiera el poder de un Dios...

Las Letras de Plata han logrado al fin congelarse en mi reino gris, ellas han ganado la batalla y yo he perdido. Mis amadas Letras de Plata han decidido esconderse en el viejo baul de mi madre junto a la estilográfica gris y no salir de allí jamás.
Ellas han ganado esta batalla y no puedo impedirlo.


Pero seguiré imaginando, promesa, y si mis Letras de Pata han huído y me tienen por cobarde, lo siento, hay algo que siempre sera mío: Un Sueño Gris Plata en el que aquí la efímera Anaid os espera con ansia
http://unsuenogrisplata.blogspot.com/



Hasta Siempre*