9 de noviembre de 2009

VIII

De verdad que lamento esta larguísima ausencia y nadie lo ha sentido más que yo, pero es que el inteligente de mi ordenador decidió morir y mis ánimos tampoco han estado lo que se dice en las nubes.
Pero como toda tempestad, parece que mi situación se ha calmada e incluso ha aparecido un Príncipe para hacerme sentir Princesa de Cuento, así que perdón a todos, y seguiré ahora con la historia de mi querido Hyrca y su amada Naedra.























Naedra, agotada, llegó ante la puerta del inmenso Palacio de Hielo en el que habitaba Yesshen. Muy a su pesar, no había podido impedir la lucha que Hyrca mantenía con su hermano, y lloró amargamente durante su viaje al aparentemente inaccesible Palacio de Kinnash.








Las puertas se abrieron para ella y con pasado firme y la espada desenvainada caminó por el pasillo de hielo completamente vacío y oscurso, horriblemente oscuro, reflejo indudable del corazón de su reina.


_Te esperaba_ susurró una voz.
_Tú debes de ser Yesshen.
_La misma_ sonrió la reina haciendo que todo el pasillo se iluminara con un fuego azulado que aumentaba el frío del ambiente_. Bienvenida a Kinassh.
_Sé que no soy bienvenida aquí, Yesshen, no soy tonta.
_Lo se_ dijo acercándose_. Si fueras tonta no habrías enamorado a Hyrca.

Naedra enrojeció. Detestaba asumir que amada al sadi, y mucho más que alguien, sobre todo ella, dijera que él sentía lo mismo. Porque podía no ser cierto, y eso la atormentaba.
La joven se quedó mirando a la reina intensamente.
Decir que era hermosa era quedarse corta. Su cabello era rubio, casi blanco, a juego con la corona adamantina que lucía y en la que aún permanecían restos de sangre de su antigua dueña. Los ojos eran transparentes, de un azul cristalino que rozaba la blancura absoluta al igual que su piel, pálida y sin impurezas, asbolutamente ninguna, lo que cotrastaba con sus elegantes y ardientes labios sangrantes de un rojo carmesí que parecía desteñir sobre su ajustado vestido de cuero azul.

_Pero se le pasará_ siguió la reina_. Eres una niña, tú no puedes darle lo que el necesita y busca. Tú no eres para él.
_ ¿Y Klaiss?
_Es un excelente guerrero, pero morirá pronto_ suspiró acercándose al oído de Naedra_. Le pierde la pasión y la lujuria.
_ ¿Vas a matarle?
_Hyrca lo hará por mí_ sonrió_. Sobre todo cuando le digas que no quieres volver a verle.
_Yo nunca haría eso.
_Claro que sí, Dama de Plata_ su sonrisa se volvió macabra, y una celda de acero se iluminó a su lado_. O él morirá.

En la celda, con la camisa blanca teñida de rojo sangre, los ojos azules de Aron brillaban pidiendo ayuda en la única persona que reconocía en aquel lugar.

5 comentarios:

  1. Estaba ansiosa porque volvieras y te echado de menos a ti y a tus actualizaciones.
    ¡Se me ha hecho muy larga la espera! Y estoy muy contenta de verte de nuevo por aquí ^^

    Aparte de eso...
    Parece que no soy la única a la que le gusta poner tensa a la gente, ¿eh? :P
    Tú no te quedas corta xD
    Muy interesante *-*
    Me quedo a la espera de más, como siempre ^^

    Muchísimos besos Anaid ^^

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que hayas vuelto! se te hechaba de menos! Tmb quería agradecerte tu ultimo comentario en mi blog, me alegro de que la historia te haya gustado... y bueno... yo tmb te tengo q confesar q cada vez q la leo se me empañan los ojos... un beso bien grande guapa!

    ResponderEliminar
  3. me alegro que hayas vuelto despues de tu ausencia, y espero que con muchas ganas de escribir!
    un principito por ahi? espero que cuide bien a la princesita de las letras de plata, que sino...

    y su olor no tiene el mismo efecto en mi...su olor solo me trae recuerdos que antes eran felices y ahora se han vuelto amargos, al darme cuenta, con el tiempo, de todo lo que jugó conmigo. Lo echo de menos, si, pero en realidad echo de menos los buenos momentos que pase con él y los amigos que teníamos en común, no a él.

    un beso muy grande!

    ResponderEliminar
  4. Ais, por fin vuelves, ¡y cómo vuelves! Otro capítulo tan perfecto como de costumbre, cielo ;) Me alegro de que tengas a ese Príncipe que te recuerda que eres una Princesa (porque lo eres (;), y también me alegro de que vuelvas a tener ganas de escribir.
    Coo ya he dicho, el capítulo genial, no esperaba volver a encontrarnos a Aarón, y la descripción de Yesshen es, simplemente, genial ^^
    Te hemos echado muchísimo de menos, en serio ;D
    Un millón de besos!
    Carlos

    ResponderEliminar
  5. Hay ausencias en las que realmente no estamos perdidos, sino mas bien atentos a una gran entrada*

    Principes y Princesas, tienes una gran imaginación carino, me gustan tus historias*

    besosdulces*

    ResponderEliminar