7 de octubre de 2009

V

_No puede haber salido de Kinassh_ susurró la reina_. ¡Es imposible!
_Pero señora, hemos revisado cada lugar, cada...

El mensajero no terminó de hablar con la reina, una mirada suya congeló sus organos internos matándole al instante.

_Espero que tú me traigas mejores noticias_ replicó Yeshenn con sus ojos fijos en el joven de blanco que había frente a ella.
_Mi Señora, tal y como pensábais, la Dama Gris se acerca_ sonrió_. Mis hombres la tienen vigilada, no tardara en cruzar la frontera de las Tierras Frías.
_La quiero viva_ sonrió.

El mensajero de blanco salió de la habitación del palacio de hielo dejando sola a la reina, que miraba por sus desproporcionados ventanales, cada punto cardinal de su reino.
_ ¿Lo ves, Madre?_ preguntó al vacío_. Yo soy mejor reina que tú, tengo más poder y más subditos, y no me hace falta nada de ese amor del pueblo que tu adorabas.
_No deberías hablar así, Yeshenn. Eres una reina.
_ ¿Cuándo vas a desaparecer?
_ Cuando mi reino vuelva a ser armónico.
_Estás muerta madre, vete al Infierno.
_Nos encontraremos allí, no te queda duda.

El fantasma desapareció y Yeshenn mandó llamar a algunos hombres que sacaran aquel cadaver de la habitación del trono.





El monte Shaiss era el pico más alto de las montañas de Kinassh, pero Hyrca lo había escalado demasiadas veces. Ninguno de los guardianes de Yeshenn podría encontrarle allí al menos en un par de días, y así el podría pensar con claridad.
Oteó las fronteras en busca de posibles atacantes y distingió a la Guardia Blanca, los mejores guerreros de la reina, imperceptibles en la nieve, pero no para Hyrca, que conocía aquellos lugares como la palma de su mano.
A lo lejos, todavía fuera de Kinassh, alguien se acercaba.
Iba armado y parecía serio y preocupado.
En pocos segundos Hyrca supo que aquella era Naedra, y que en el momento que atravesara la frontera, su vida corría peligro.
Y él no podía permitirlo.



La daga de plata se clavó en el corazón del Guardián del Paso que le impedía acceder a Kinassh. Naedra deseaba no cruzarse con más guardias o tendría que matarlos. Era su única posibilidad de llegar hasta Hyrca y descubrir el por qué de aquella matanza.
Se escondió en uno de los túneles de las montañas y nadie la vio ni supo de su presencia. Nadie salvo Hyrca, y seguramente, Yeshenn.

7 comentarios:

  1. Woooah!
    ¿Cómo conseguirá Naedra librarse de las garras de Yeshenn? ¿Empezará la pelea y llegará Hyrca, o la encontrarán y se la llevarán al castillo, necesitando así de un rescate milagroso?
    Ansío saber más, querida Princesa, y deberías saber que para leer mis relatos de sadismo es mejor ir como a los análisis de sangre, es decir, en ayunas xD
    Empezaré de nuevo a ser dulce, que hay que compensar el revuelto de estómago.
    Un beso
    Carlos

    ResponderEliminar
  2. No sé muy bien de qué ba tu historia. Si te soy sincera,es el 1º capitulo que leo pero me ha gustado mucho,asi que en cuanto tenga un ratillo,no te quepa duda que me pondré al dia con ella.


    Estaré atenta, a ver si Hyrca y Naedra llegan a encontrarse

    Un abrazo!!=)

    ResponderEliminar
  3. Tienes que poner todas estas letras dentro de dos tapas, haras un buen libro*

    Besosdulces y abrazosconfitados cariño*

    ResponderEliminar
  4. Máaaas, quiero máaaaas ^^
    ¡Cómo me gusta esta historia!
    Y sus personajes ^^

    Espero leer pronto la siguiente entrega.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. En mi último comentario se me olvidó decir algo, y ahora lo he recordado...
    MÁÁÁÁÁÁS! QUEREMOS MÁÁÁÁÁÁÁÁS! (si, Energeia, te he robado el comentario, ¿y? x'D)
    Me encanta la historia, cielo, tienes que seguir pronto ^^
    Y el número de besos que te mandaría no se puede expresar con palabras, cielo ;)
    Carlos

    ResponderEliminar
  6. Bueeeeno >> Carlos, te perdono porque te comprendo xD
    QUEREMOS MÁAAS xD

    En lo referente a tu comentario Anaid...
    Mi protagonista jamás llorará en el hombro de Javi. Ni aunque le pagaran.
    Lo detesta. Él le ha hecho mucho daño.
    Por eso tiene que fingir.
    Pero está decidida a ello ;)
    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  7. Hay que miedo me da lo que le pase a la pobre Naedra, me dejas con el alma temblando dulce ANAID...eres una escritora llena de sensibilidad y tienes la habilidad suficiente para dejarnos enganchados a tu hermoso relato.
    Besitos y deseo que tu niña también goce de seguir jugando a lo que mas felicidad te de...

    ResponderEliminar