9 de mayo de 2009

Capítulo catorce

Aviso que no podré firmar a casi nadie en los próximos días, y casi ni escribir, porque mi ordenador está temporalmente muerto y el portatil sólo funciona a ratos. Además estreno la Zarzuela LA GRAN VÍA en cinco días y estoy muy liada con los ensayos de canto y actuación en el teatro, y si a eso le sumas los exámenes, pues casi no doy hecho.
En cuanto mi ordenador resucite y terminemos las tres actuaciones, intentaré devolver comentarios, promesa de Princesa Gris.



Llegamos a París al atardecer, el ruido de la ciudad, su aroma, sus luces. En verdad no mentían cuando decían que era una de las ciudades más bellas del mundo por no decir la que más. Caminé de la mano con Chris como si fuéramos una pareja normal y corriente, pero yo sabía que no lo éramos ni lo seríamos nunca, pues en ese instante íbamos al encuentro de un demonio que nos esperaba impaciente.

Como si Chris hubiese pasado toda su vida en París, llegamos a los Campos Elíseos y una vez allí, un extraña sensación invadió mi pecho haciéndome saber que Kevin estaba allí.
Detesteba aquellas sensaciones que me hacían percibir cosas y entes extraños, ¿por qué me pasaba aquello? ¿Qué tenía yo de especial para poder percibir a un demonio y enamorar a un ángel?
Me daba miedo buscar respuestas, porque me asustaba lo que podría descubrir.

_Habéis llegado_ susurró Kevin con aquella voz suave y cálida que me envolvía.
_Dame a mi hermana_ respondió Chris con una voz que jamás había oído.
_Relájate, Christian, tenemos toda la noche y aquí hay demasiada gente, deberíamos ir a un lugar más íntimo.
_Sólo tienes que devolverme a Gabrielle, nada más.
_¿ Y qué gano yo si te devuelvo al mayor y más importante de los arcángeles?
_Seguir con vida_ siseó apretando mi mano.
_Mientes muy mal_ sonrió acercándose a mí_. Te ofrezco un cambio.
_ ¿Un cambio? ¿A qué te refieres?

Christian tembló, creo que él sabía a lo que Kevin se refería, pero yo aún no lo había asimilado. ¿Por qué Chris se había puesto pálido? ¿Por qué temblaba la mano que sujetaba la mía?

_Yo te doy a tu hermana... y tú me das a la chica.
¿Yo? ¿Estaba dispuesto a intercambiarme a mí, una humana cualquiera, por un perfecto arcángel? Cada vez estaba más segura de que yo no era para nada una chica normal y corriente y ¡cuánto me habría gustado serlo!
_ ¡Eso ni lo sueñes, Kevin! ¡No voy a dejar que te acerques a ella! ¿Me oyes? ¡¡Nunca!!
_Esto no va contigo, Christian_ respondió secamente_. Va con ella.
>¿Qué me dices, Ari? ¿Estás dispuesta a venir conmigo para salvar la vida de Gabrielle? Sabes que a tí nunca te haría daño.

Me miró como había hecho en el baile, con aquella calidez y aquel extraño brillo en los ojos, y supe que no me haría daño porque tenía curiosidad por mí. ¡Curiosidad! ¡Un demonio!
Solté la mano de Chris muy a mi pesar.

_Está bien, Kevin, iré contigo. Pero suelta a Gabrielle inmediatamente.
_Ni lo sueñes, Ari, no voy a dejar que te vayas con ese...ese...
_Demonio_ conlcuyó él.
_Con ese asqueroso demonio a ninguna parte. ¿De verdad crees que voy a ponerte en peligro de esa manera?
_Kevin no me va a hacer daño, Chris, es la única manera.
_Ya has oído a la chica, se viene conmigo. Encontrarás a tu hermana en lo alto de la Torre Eiffel, ve a buscarla.
_Ari..._ susurró Chris olvidándose del mundo_. Ari, no tienes porque hacer esto, descubriré el modo de...
Le besé suavemente en los labios.
_No te preocupes_ le dije al oído_. Sé que volverás a buscarme.

Entonces el me abrazó con fuerza y lloró, lloró como un niño pequeño al que le habían robado lo que más quería. ¿De verdad podía estar llorando por mí? ¿De verdad podía quererme tanto a mí?
_No dejes que te haga daño, ¿me oyes? No dejes que te haga nada. Tienes mucha más fuerza de la que tú crees, confía en ti misma.

Me abrazó una vez más y me besó de nuevo con aquella intenstidad y aquella pasión desmesurada como horas antes había hecho en mi cuarto.
_Ya está bien de despedidas_ interrumpió Kevin del cual me había olvidado_. Nos vamos.
_Volveré a buscarte Ari, lo juro.
Intenté sonreir, pero no pude.
_Te estaré esperando. Hasta el fin del mundo.
_Y tal vez un poco más lejos.

Sentí el ardiente brazo de Kevin rodear mi cintura, de pronto todo se tiño de negro y empezó a dar vueltas.
Entoncés perdí el sentido y me desmayé pensando en la sonrisa de Chris, sus ojos verdes y el helado y dulce tacto de sus labios

6 comentarios:

  1. Bueno, pues esperaré ansioso tu regreso.
    Madre mía, ¿por qué me da que Kevin no es de fiar?
    Ah, claro...
    Porque no es de fiar xD
    ¿Estará Gabrielle, no estará?
    No nos dejes más tiempo del necesario con la intriga, querida princesa.
    Un beso
    El Caballero de la Estilográfica

    ResponderEliminar
  2. No te preocupes Anaid, tú dedica tu tiempo a lo que necesites.
    Mucha suerte con el teatro y los exámenes ^^
    El capítulo, genial, como siempre.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. eyy anaid* genialll pena que no puedo ir a madrid¡¡ espero que todo te salga bien¡¡ mcha mucha sueteee en todo¡¡¡
    los capitulos cada vez me dejan más intrigada¡¡¡

    ayyyayayy¡¡¡

    mil besos mi queria amiga.

    ResponderEliminar
  4. No te preocupes, cuando tengas tiempo continuas, lo primero es lo primero.
    espero que la actuacion vaya genial :) seguro que si.

    no se como lo haces pero cada vez tengo mas ganas de qe salga el siguiente capitulo :P

    besitos

    ResponderEliminar
  5. a donde la llevara?
    estoy deseando leer el siguiente

    suerte con la zarzuela
    besos
    dw

    ResponderEliminar
  6. ¿Por fin vuelves, querida princesa?
    Si es así, decirte dos cosas:
    -Se te ha echado mucho de menos, muchísimo, a ti y a tus bellas palabras.
    -No te preocupes por mí, yo soy indestructible xD Además, ya estaba preparado para ello.
    Un beso
    El Caballero de la Estilográfica

    ResponderEliminar