4 de abril de 2009

El brillo de una Estrella

Abrí el diario plateado por una de las páginas que yo creía más vieja, una de las que mi madre había escrito cuando era niña. Cuando aún imaginaba y soñaba despierta como lo hago yo y como mi hermana Danielle ha dejado de hacer.
El diario era lo único que me quedaba de ella, lo único que la Nana me dejaba ver... y me encantaba. Me encantaba descubrir lo mucho que me parecía a mi madre y que a ambas nos enamoraba la Estilográfica Gris.

Descubrí un texto escrito en brillante tinta plateada, y me sorprendí al darme cuenta, que al igual que yo, mi madre también había estado unida a un Caballero Ponfelonés al que habí querido como a un auténtico hermano.
El texto decía así:

Había una vez una ciudad que vivía de imposibles y en la que los deseos se hacían realidad, una ciudad sin nombre en la que cada noche brillaban las estrellas intensamente. Una ciudad que compartía sueños del mundo y buscaba la felicidad.
En esa ciudad vivía un chico, un chico que cada noche se tumbaba en un campo a mirar las estrellas y se ponía a pensar. Le daba vueltas a las cosas y buscaba en las luces del firmamento respuesta a sus dudas.
Una de aquellas noches, todas las estrellas se cubrieron de un manto de niebla y el chico sintió como se encogía una parte de su corazón, pues sentía que al no ver las estrellas, una parte de él no podía estar completa.

No era consciente que en otro punto de aquella ciudad mística había otra persona. Una chica que apoyada en el balcón de una casa miraba con tristeza como lentamente iban desapareciendo las esferas brillantes del firmamento.
Aquella chica solía soñar que alguien más miraba aquellas estrellas, alguien que había conocido hacía mucho, pero que no lograba recordar. Que las estrellas eran algo que compartía con aquella persona que protagonizaba sus sueños.

Cuando la espesa niebla cubrió la Ciudad sin Nombre sólo una estrella brillaba. Sólo una se resistía a ocultarse, una que quería permanecer visible para sus dos únicos admiradores, y lo consiguió.
Brilló durante toda la noche vigilada por dos jóvenes unidos por su brillo.






…Puede que el brillo de una estrella una más que el verse día a día.. y haga querer a alguien todavía con mas fuerza.

Inevitablemente, el rosto de Alejandro acudió a mi y me provocó una sonrisa al darme cuenta de lo mucho que lo echaba de menos*

12 comentarios:

  1. sueños compartidos, ilusiones compartidas
    y un momento unico, para el, para ella,
    en la que estan "solos" ellos consigo mismo y rodeado de estrellas que les ayudan a buscar respuestas.

    que bonito :)

    pasa buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. "Puede que el brillo de una estrella una más que el verse día a día.. y haga querer a alguien todavía con mas fuerza"


    Suele pasar que estando cerca es cuando más lejos se está. Y ocurre a menudo que instaurando una distancia física de por medio es cuando los corazones se acercan y saltan las distancias que la cercanía imponía a golpe de rutina.

    ResponderEliminar
  3. Nuestra estrella brilla en interne por lo que parece

    Si yo hago magia con las palabras, tu con ellas tejes sentimientos, me encantaleerte, no leemos pronto
    Besos
    Dw

    ResponderEliminar
  4. Porque el brillo de aquellos sueños compartidos nunca podrá extinguirse.

    Muy bonito *_*

    un beso

    ResponderEliminar
  5. Y es que los amigos son como las estrellas. Siempre están ahí, aunque no puedas verlas.
    Mierda, eso ya lo había leído yo antes... xD Jo, me había quedado bonito y todo... En fin.
    Hace tiempo que no veo aun amigo mío ponfelonés... Me pregunto dónde coño se habrá metido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Es curioso que hay gente que, aun viéndose día a día, nunca conseguirá descifrar los secretos de ese amor tan puro y bello.
    Y si tú adoras extasiarte con mis palabras, yo directamente soy adicto a las que surgen de ti.
    Un millón de besos
    Carlos
    PD: Me han concedido un premio [:D], en cuanto lo suba estarás entre las premiadas ;)

    ResponderEliminar
  7. Un texto Muy bueno, me gustó mucho.
    Un gusto, te estoy siguiendo, me gusta mucho tu blog .A partir de ahora te visito mas seguido .
    Te espero acá en el mio para escuchar y leer .
    Suerte, Nos vemos .

    ResponderEliminar
  8. Que bonito... a veces hay algo que nos une a otra persona, una conexión, un "algo sin importancia" para el resto del mundo, pero que para ambos es la prueba de que tienen conexión...Besos!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola otra vez!
    Bueno quequequeque... ya sé que ya te he firmado en este texto, pero aun así lo vuelvo a hacer porque tengo que darte una noticia.
    Hay un regalo que te espera en mi blog.
    Espero que te guste.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. ay¡¡ creo que siempre hay una estrella destinada para cada uno de nosotros, una que brilla con tal intensidad que nos hace desaparecer y poder encontrarnos con aquello que deseamos...

    me ha encantado este escrito, mil besos bella amiga.

    ResponderEliminar
  11. madre e hija unidas por una pluma plateada*

    suena precioso* igual que la historia*

    saludos*

    ResponderEliminar
  12. ...pero yo conozco esa estrella...
    ...es la segunda a la derecha...
    ...si, allí...
    ...donde todo es posible...
    ...simplemente hay que desearlo...

    Kisses!

    ResponderEliminar