20 de abril de 2009

Capítulo siete

He puesto la ciudad de Ponferrada porque es la mía... es donde yo vivo y me siento más a gusto desarrollando la historia aquí, espero que no le importe a nadie que practicamente sea un sitio desconocido...

Y ahora, empieza la visión de Chris de la historia, espero no decepcionar a nadie. Me alegro de que os vaya gustando, de verdad.

Vamos allá.



_ ¿Qué se supone que estás haciendo aquí, Christian? ¿No deberías estar con la Protegida?
_Ella no me quiere a su lado_ respondí mirando fijamente al hombre que me hablaba.
_Lo que ella quiera no importa, ¿entiendes?
_A mí si que me importa.

Mi interlocutor, envuelto en una capa azul marino, negó con la cabeza dejando entrever unos finos cabellos color plata de brillo sobrenatural.

_Christian, te elegí a ti para este trabajo porque nunca antes habías fallado. Me parecías la persona adecuada para cuidar de la Protegida ahora que falta poco para el Cambio. ¡Y tú vas y la dejas sola! ¡Y encima con uno de ellos!
_Kevin nunca le pondrá la mano encima_ respondí con contundencia_. No mientras dependa de mí.
_Pues entonces vuelve y haz tu trabajo.

El hombre de la capa azul desapareció sin más dejándome sólo en mitad de aquella calle de Punta Cana a las doce de la noche.
Sacudí la cabeza pensando en la forma más rápida de volver a España, aunque no tenía ni idea de cómo iba a encontrar a Ari. Mi Ari. Pues había leído en la mente de Diego que pensaba mudarse con ella, aunque no sabía dónde.
¿Qué había hecho? ¿Por qué me había ido y la había dejado sola? ¿Y encima a merced de un ser como Kevin? Supongo…
“Christian_ dijo una voz en mi mente_. ¿Estás bien?”
Sonreí.
Reconocería la voz de mi hermana en cualquier parte. Fuera mental o no.
“Sigo aquí, Gab. Eso es lo que cuenta”

Aún no me había acostumbrado a su asombrosa apariencia. No en vano era una Etérea, un ser que sobrepasaba con creces la perfección. Su melena rubia y sus ojos como cristales adornaban un rostro de porcelana con unas facciones increíblemente hermosas.
_Hola Chris_ saludó con su voz vaporosa.
_Hola Gab_ sonreí yo mientras ella me cogía por la muñeca y me arrastraba por las calles de Punta Cana a más velocidad que la propia luz.

Estaba acostumbrado a viajar así. Lo había hecho toda mi existencia, que no había sido corta precisamente. Al menos, no a ojos humanos. ¿Qué pensaría Ariadne si le contaba la verdad? ¿La verdad sobre mí mismo y mi existencia? Sencillamente, no se lo creería y me querría alejar de nuevo de ella. Algo que me dolía sólo de pensarlo.
No me di cuenta de que Gabrielle se había detenido hasta que me zarandeó y me hizo abandonar mis pensamientos.
_ ¿Qué vas a hacer ahora?_ preguntó sentándose en la arena de la playa desierta.
_No lo sé, Gab_ respondí sentándome a su lado_, de verdad que no lo sé. Daría todo por volver con ella.
_ ¿Y entonces a qué esperas?
_A que ella esté dispuesta a que vuelva_ susurré observando cómo la pálida luna llena se reflejaba en el mar.
_Christian, no he venido a verte por placer, creo que lo suponías_ dijo mi hermana al cabo de un rato_. Aunque me gustaría que fuera así.
Los cristales que conformaban sus ojos se clavaron en mí.
_Gabrielle…
_Uriel ha estado alerta_ me cortó_, y no tenemos buenas noticias.
No respondí.
_Kevin ha hecho una promesa. Deberías saber lo que eso significa.
>Ahora más que nunca debes cuidad de la Protegida.
_Creo que vuelvo a España.
_Será lo mejor_ susurró más para sí misma que para mí_. Buen viaje Chris. Te quiero.
_Y yo a ti_ respondí mientras ella se desvanecía como el ser sobrenatural que era.

Un ser tan sobrenatural como yo mismo. Yo. Aparentemente un chico de diecisiete años como otro cualquiera cuando me dejaba ver… pero con un secreto que guardar más antiguo que el propio mundo. El secreto que esperaba poder compartir lo antes posible con ella, con Ari.
El secreto por culpa del cual me había separado de ella dejándola en manos, ni más ni menos, que de Kevin. Para mí, el peor ser ante el que podía caer cualquier humano. Y en especial ella.

6 comentarios:

  1. ¡Ahhhhrg! Cada vez más interrogantes. ¡Ten piedad y danos algunas respuestas, por favor! xD
    Cuánto misterio >_< Me gustaaa ^^

    ResponderEliminar
  2. A Cat le encanta conocer la ciudad ;)


    ¡Miau!

    ResponderEliminar
  3. que envidia (sana) me das por esos cumpleaños, son a los que me refiero, los que mucha gente no valora por tenerlos siempre...se que tu lo haras, pareces de esas :)

    me tienes super intrigada con el capitulo, pero poco a poco vas soltando cositas asi como quien no quiere la cosa...que mas pasara?

    un besoza

    ResponderEliminar
  4. vaya....tengo enganche a cada capitulo... :) eres realmente buena¡ me encanta leerte, mi querida anaid* nunca dejes de escribir.

    mil besos,

    ResponderEliminar
  5. Joooo me he quedado con ganas de mas!!! cual sera ese secreto?? que es exactamente Chris??!!! ay que ganas tengo de que pongas el proximo capitulo!!! Gracias por hacernos las tardes mas amenas con tus maravillosas historias!!!!!Besos!

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya! Me he perdido capítulos y voy algo atrasada, en fin, ahora mismito me pongo al día :)


    un beso MUYGRANDE.

    ResponderEliminar