30 de abril de 2009

Capítulo once

Se que hay cosas muy evidentes (como la interrupción de Kevin en el beso), pero que le voy a hacer, me sale sólo sin que yo me de cuenta.
Seguimos con la historia.


A mí no me hacía falta volverme para saber que aquella voz cálida pertenecía a Kevin, pero Ari si que necesitó darse la vuelta entre mis brazos para fijarse en el demonio que ella creía humano.
_ ¡Kevin! ¿Qué estás haciendo aquí?_ preguntó ella mirando con fijeza sus ojos grises que sólo yo podía ver arder.
_Christian no es el único que te echaba de menos_ susurró con su extraña sonrisa.

Muy a mi pesar, Ari se libró de mis brazos al ver como Kevin se acercaba y la agradable sensación eléctrica desapareció dejando un horrible vacío en mi interior.
Pero no podía pararme a pensar en eso. ¿Qué era lo que quería Kevin?
_ ¿De qué conoces a Christian?_ preguntó con voz temblorosa, pues para ella nadie más me había visto nunca.
_ ¿No te lo ha contado?_ sonrió revolviéndome las entrañas.
_Lo hará algún día_ respondió ella sin ni siquiera mirarme_. Deberías estar en Madrid.
_Él también_ respondió mientras me miraba con sus ojos ardientes_, y no se lo restriegas.

De forma inconsciente Ari me cogió la mano. ¿Tanto miedo tenía a que me fuera de nuevo? ¿De verdad creía que iba a ser capaz de dejarla sola?
_Es distinto… él…

Claro que era distinto. Más de lo que ella podía imaginar. Ella era humana, yo un ángel y el supuesto chico que había frente a nosotros, un demonio. ¡Menuda reunión!
_ ¿Sabes de verdad quién es Christian?_ preguntó mirándome a mí.
Ella se estremeció y por el contacto de nuestras manos sentí como la duda la invadía.
_Tampoco sé quién eres tú_ susurró varios segundos más tarde.
_Y no creo que quieras saberlo_ sonrió volviéndose hacia Ari_. Aún he de robarte un beso.

Y sin más se fue dejándome de nuevo a solas con una Ariadne que no tardaría en pedir respuestas.
_Tengo que volver a clase.
_Te acompaño.

La dejé envolverse en el tumulto de jóvenes que entraban en el gran edificio, y no la perdí de vista hasta que desapareció escaleras arriba.


* * *


Dos horas. Sólo tenía que esperar dos horas y ella saldría de aquel inmenso edificio, y cuando saliera…
Cuando estuviera de nuevo conmigo no tardaría en pedir respuestas y a mí no me iba a quedar otra que explicárselo todo… ¿cómo se lo tomaría? ¿Cómo reaccionaría cuando le contara que yo era un ángel? ¿Y cuándo le explicara quién era ella? ¿Y lo que Kevin, un demonio, buscaba?
Eran demasiadas cosas, demasiado sobrenaturales para un corazón humano…
"Christian"_susurró una profunda voz en mi mente.
Se me erizaron los pelos de la nuca al averiguar a quién pertenecía la voz.
Era el hombre de la capa azul, ¿qué querría de mí?

Como siempre, no veía su rostro, oculto bajo la capucha inmensa que sólo dejaba entrever su plateado cabello.
Me puse en pie aún a sabiendas de que nadie salvo yo podía verle, y mucho menos, oírle.
_Qué quieres_ exigí consciente de las miradas de la gente.
"Sígueme".

Obedecí muy a mi pesar, desobedeciendo la orden de mi corazón de quedarme a la espera de Ari y obligándome a mí mismo a desterrar de mi mente aquella idea de que algo iba mal. Le seguí por las estrechas calles del Casco Antiguo y pronto llegamos a un lugar que me resultaba desconocido hasta a mí.
_No lo hagas, Christian_ dijo hablando por vez primera.
_Que no haga, ¿qué?
_No cometas la estupidez de contarle la verdad a Ariadne. ¿No lo comprendes? Si le explicas la misión, todo se echará a perder.
_No puedo contarle algo que ni yo mismo sé_ repliqué y por primera vez me di cuenta de que no sabía para qué querían ellos a Ari.
_Sólo te lo diré una vez, si no vas a ser capaz de guardarte el Secreto, será mejor que te alejes de ella.
_ ¿Y dejarla en manos de un demonio?
_Por lo menos Kevin no tiene intención de contarle nada…

De repente vi sus ojos brillar y algo me dijo que aquel ente, o lo que fuera, no era de fiar.
_No voy a entregarte a Ari.
Sonrió y se quitó la capucha dejando al descubierto unos ojos cambiantes que variaban del azul al rojo constantemente.
_Claro que lo harás, o ella asumirá las consecuencias.
_ ¿Ella?
_Gabrielle. El arcángel Gabrielle. Tu hermana.
_No te atrevas a acercarte a ella.
_Y quién me lo va a impedir, ¿tú? ¿Un ángel normal y corriente? No me hagas reír.
_Qué eres_ exigí observando cómo sus inmensos ojos cambiantes me miraban de forma mística.
_ ¿De verdad quieres saberlo?
_Sí_ respondí sin apartarle la mirada.
_Soy un experimento que salió mal.
_ ¿Qué quieres decir?
_Pregúntale a tu hermana, si es que tienes tiempo de salvarla.

7 comentarios:

  1. No era una crítica, querida Princesa.
    Como ya te dije, yo soy del tipo de personas a quienes les gusta dar un gran giro de vez en cuando, hay a quienes les gusta y a quienes les frustra no saber qué pasará, pero eso me gusta hacerlo a mí, no tienes por qué preocuparte.
    Además, con tanto personaje apareciendo creo que mejor no intentar adelantar acontecimientos y dejar que la historia siga su curso.
    Y ante este final de capítulo yo tomo la opción siniestra: matar a Gabrielle y hacer que reaparezca en el último capítulo como la mala malísima xD
    De todas formas, tú eres capaz de dejarme con la intriga: ¿sobrevivirá? ¿no sobrevivirá? ¿se liará con el hombre de la capa azul? xD
    Un beso enorme, Princesa
    El Caballero de la Estilográfica

    ResponderEliminar
  2. No tiene porque descubrirse que pasara, podria haber aparecido cualquier otra persona interrumpiendo, y dar un giro a la historia asi como quien no quiere la cosa.

    Esta muy interesante, y me encanta que dejes el final con intriga, hace que tengas ganas de leer el siguiente capitulo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. C no es el unico que te extrañaba*

    me pierdo por falta de tiempo, pero es bueno ponerse al dia*

    besosdulces*

    ResponderEliminar
  4. No pasa nada, hay algunas cosas que se intuyen pero eso no hace que la historia sea peor, ni mucho menos ^^
    Aunque yo no coincido con Carlos. ¡No mates a Gabrielle! xD
    Muy interesante ^^
    Un beso Anaid.

    ResponderEliminar
  5. Por favor, que tenión, me encanta, eres buenísima, eres una tejedora de historias, en tus manos las palabras son hilos y con ellas dibujas historias en un tapiz increible.

    Estoy deseando seguir leyendo
    Besos
    Dw

    ResponderEliminar
  6. Ah, y otra cosa, si quieres leer la historia de la luna, fue la primera que publiqué en mi blog, si la lees, espero que te guste

    ResponderEliminar
  7. jajaa me dejas con una intriga siempreeeee....menos mal que voy con retrasoo y ya puedo leer más¡¡¡¡¡

    mil besos bella.

    ResponderEliminar