22 de abril de 2009

Capítulo ocho

Seguramente tarde un poco en subir el capítulo siguiente, porque tengo "puente" y como no voy a tener clase ni mañana ni pasado, a lo mejor me voy por ahí y no me da tiempo a subir, pero lo intentaré, lo prometo.



Aparté todos esos pensamientos de mi cabeza cuando sentí que el avión en el que me había obligado a subir aterrizó en la inconfundible ciudad de Madrid. Me moví sintiéndome observado, sensación muy incómoda después de un año siendo “invisible”, como decía Ari.
Pero era lo mejor para los dos, tanto para ella como para mí. Si Kevin andaba cerca, era más seguro ser corpóreo.

Salí del aeropuerto y vi a una mujer que conocía perfectamente, casi tanto como a Ari. Su madre. Catrina.
Lucía un elegante traje gris perla igual al del resto de mujeres que entraban con ella. Tenía que saber dónde estaba Ari. Tenía que saberlo.

Me acerqué a ella lentamente, intentando penetrar en su mente. Tarea imposible siendo corpóreo, así que sonreí y hablé. Hablé con aquella voz mía que yo había olvidado.
_Disculpe, ¿Catrina?
Ella se volvió clavando en mi aquellos enormes ojos azules que tenía.
_Sí, dime.
_Me llamo Christian. Soy…_ ¿qué era? ¿Qué le decía?_ Soy un amigo de Ari. ¿Sabe dónde puedo encontrarla?
_Aquí precisamente no_ sonrió de forma ausente_. Se ha ido con su padre.
_Lo sé_ respondí mostrando mi mejor sonrisa_. Pero me preguntaba donde, ya sabe… por no perder el contacto.
_A Ponferrada_ respondió pronunciando el nombre de la ciudad leonesa con suavidad.
¿Ponferrada? ¿Precisamente Ponferrada? Me olía a demasiada casualidad.
_Eres Chris, ¿no?_ preguntó de pronto_. El chico de las conversaciones eternas de Ari.
_ ¿Cómo?
_Sí_ repitió ella_. Ari no hacía más que hablar contigo por teléfono todo el día… no oía más que tu nombre por casa.
¿Por teléfono? Llevaba un año viviendo con ella y no tenía ni idea… las ventajas de no tener cuerpo visible a todos los humanos.
_En fin, me alegro de conocerte, Christian, pero he de irme.

No me dejó ni decirle adiós, desapareció tras una puerta y no la volví a ver. No perdí el tiempo, y cuando desapareció corrí a informarme del próximo vuelo para León.


***



¡Dos días! ¡Tenía que esperar dos días!
También podría viajar del otro modo… no tardaría más de media hora… pero…
No sabía que hacer, salí del aeropuerto con un caos despampanante en la cabeza, tan inmenso que ni si quiera me di cuenta de que alguien o algo me estaba persiguiendo, se montó detrás de mi en el autobús y bajo conmigo en el parque del Retiro.
No me di cuenta hasta que al entrar en el parque, oí el filo de una espada desenvainada tras de mi.
Me di la vuelta.


Era el ser más despreciable que existía. Poco más alto que yo, vestido de un negro intenso a juego con el rojo de sus ojos. En su mano, una espada más antigua que el mismo tiempo y a su espalda dos inmensas alas hechas de la más negra oscuridad. Dos masas gaseosas que le envolvían en un aire sobrenatural.
Era un demonio.
Un horrible y asqueroso demonio.

Pero, ¿qué voy a decir yo? Odio a los demonios más que a nada en este mundo y lo haré siempre. Está en mi naturaleza. Al fin y al cabo, soy un ángel.
Y eso no va a cambiar nunca.

_Christian_ susurró el demonio con aquella voz ardiente que yo detestaba.

Definitivamente, debía perder la corporeidad. Era la única manera de enfrentarme a él.
No tardé en sentir el cosquilleo de mis alas a la espalda y el peso de mi espada angélica en mi cinturón.
Su sonrisa entrecortada me hizo reconocerle.
_Kevin_ dije yo situándome frente a él_. Qué es lo que quieres.
_A ella, ya lo sabes_ me dijo acercándose.
Desenvainé la espada.
_No voy a permitirte que la toques_ dije mirándole con fijeza_. Nunca.
_ ¿Y si es ella la que quiere que la toque? Al fin y al cabo… no soy yo el que la dejó sola.
_Como te atrevas a hacerle daño, te juro que será lo último que hagas en tu amarga existencia.
_ ¡Vaya! ¡Qué ven mis ojos!_ voceó mientras reía con ganas_. El ángel se ha enamorado de la chica humana.
_Y ningún asqueroso demonio me va a impedir que vuelva con ella.

6 comentarios:

  1. *_____* Algo me olía respecto a lo del ángel y el demonio, pero... ¡menos mal que hay una confirmación! xD Ohh, me encanta. Voy a formar un club de fans de Chris, es genial. Me gusta mucho la última frase ^^

    ResponderEliminar
  2. Hombre, creo que lo de los ángeles y los demonios nos lo olíamos todos jejeje
    ¡Me encanta, yo quiero que vuelvan juntos de una vez!
    Y a ver si le da una buena paliza a ese Kevin ¬¬
    Y respecto a mi historia... Habrá que esperar, que aún tengo que terminar de retocar el final xD
    Y como no sé si podré explicarlo en mi blog, te explico que Alí es hijo de un padre musulmán muy estricto y que ha vivido toda su vida en Arabia, donde es legal.
    Un beso y ya he comprado los pañuelos ^^
    El Caballero de la Estilográfica

    ResponderEliminar
  3. oh! angeles y demonios, el bien y el mal, la lucha ancestral...:) y una elegida por la que luchar, interesante interesante jeje

    un beso y disfruta del mediopuente ese

    ResponderEliminar
  4. Como me gusta esta historia!! cada día me engancho mas!!!! ademas las historias entre angeles y demonios siempre me han fascinado!!! haber si prontito nos regalas otro capitulo!!! Besos!

    ResponderEliminar
  5. uff genial¡¡ cada vez lo pones más intrigante....es una historia realmente emocionante¡ mil besos bella anaid*

    ResponderEliminar
  6. Menos mal que he podido conectarme, porque asi no he perdido el hilo de la historia, y es muy emocionante, me esta gustando mucho!!!
    Cada vez se pone más interesante, angeles y demonios, buena elección
    Besos, nos vemos
    Dw

    ResponderEliminar