28 de abril de 2009

Capítulo diez

Siento no poder escribir con la continuidad del principio, pero es que estoy de exámenes y de ensayos y no doy hecho. Lo siento por el retraso entre los capítulos.



Dejé la foto encima de la mesa y me puse a buscar información sobre el posible paradero de Ari. Al fin y al cabo, no necesitaba dormir y no era muy buena idea salir en su busca a las tres de la madrugada.

Me infiltré en los registros de todos los institutos buscando su nombre, hasta que finalmente, la encontré cursando primero de bachillerato en el Gil y Carrasco.
Por lo que sabía, los recreos en ese instituto era a las diez y diez y a las doce y veinte más o menos, y precisamente por eso, a las diez en punto ya estaba yo en la plaza del Ayuntamiento, frente al instituto.

No dudaba en que me vería, apoyado en la farola central de la Plaza, con la mirada fija en la puerta que no parecía dispuesta a abrirse… pero, ¿y si Kevin había tenido la misma idea? ¿Estaría él también allí? Y lo que era peor, ¿le vería a él primero?

Todos esos pensamientos desparecieron cuando mi ahora existente corazón se aceleró irremediablemente al verla.
Aquellos vaqueros gastados y una camiseta azul que yo ya le había visto más de una vez… pero lo que en verdad llamó mi atención fue su cuello. Bueno, más bien, la joya que lucía en él. ¿Llevaba puesta la otra mitad del corazón que yo mismo lucía? ¿Se lo había puesto? ¿Qué quería decir aquello? ¿Qué me seguía queriendo?

Estoy completamente seguro de que si no fuera un ángel, mi cara se habría teñido de un rojo encendido y mis piernas temblarían de forma irremediable.
Pero sí que lo soy, y por tanto no tuve ningún problema para moverme entre el tumulto de jóvenes que aparecía por todas partes hasta llegar a ella.

Le rocé el hombro con mi mano corpórea por primera vez. ¡Vaya sensación! ¡Menuda descarga eléctrica que me provocaba su piel tan suave y magnética! ¡Lo que me había perdido siendo inmaterial!
_ ¿Ari?
Y entonces ella se dio la vuelta.

Sentí sus ojos violáceos clavarse en mí al mismo tiempo que las miradas de varias chicas que la acompañaban.
_Está muy bueno_ susurró una de ellas creyendo que yo no la oiría.

Sonreí acercando una de mis manos materiales a su rostro y aparté de él un caprichoso mechón negro azabache.
_Chris…_ susurró.
¡Su voz! ¡Cómo la había echado de menos!
_Hola.

Nada tenía importancia para mí en ese momento, nada salvo ella. No me daba cuenta de las miradas de la gente y tampoco me importaba mucho, porque ella estaba allí, frente a mí, a escasos centímetros.
_ ¿Pueden verte?_ susurró con miedo.
_Si.
Entonces sonrió y para mi sorpresa, cogió mi mano provocando una nueva serie de descargas eléctricas y me arrastró más allá de la Calle del Reloj hasta llegar a la plaza de la Encina. Precisamente la plaza de la Encina. Donde por primera vez yo había sabido de ella.
_Christian…_ susurró ella con suavidad convirtiendo mi nombre en la más bella palabra.
_Qué.
_Yo… Tú…_ se sonrojó de esa manera que tanto me gustaba_. Estás aquí de verdad.
_ ¿Me has echado de menos?
Apartó la mirada de mí, cubriéndose con la barrera de su melena, pero a pesar de que no podía leer su mente, sabía de sobra lo que rondaba en ella.
_Sigues pensando que no existo, ¿cierto?
_Me da igual_ respondió sorprendiéndome.

Algo en mi expresión debió decirle que su respuesta me había chocado, pues me acarició el rostro con una dulzura que yo creía incapaz para un ser humano.
Se acercó a mí hasta que sentí su respiración acompasada chocar contra mi nariz.
No podía hacer nada, sus ojos me atraían como imanes y su aroma inconfundible me volvía loco.
_Me da lo mismo_ repitió ella a la mínima distancia posible_. Mientras existas para mí, todo lo demás no importa.

Entonces conseguí reaccionar y mis manos heladas rodearon su cintura sintiendo como su piel se estremecía ante el contacto. La alcé sin esfuerzo hasta tenerla aún más cerca y la besé. La besé como nunca jamás soñé que sería capaz de hacerlo, sintiendo como mi corazón y el suyo latían al mismo tiempo y mi cerebro dejaba de funcionar para sentirla sólo a ella.

_ ¿Interrumpo?_ nos sorprendió una voz.

8 comentarios:

  1. El que interrumpe es Kevin, ¿verdad? -_- ¡Maldito! Anda y que se vaya a molestar a otra parte.
    Sé que em repito, pero es verdad, me encanta la historia ^^ Y no te preocupes, no los subes con apenas retraso.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Si, si es Kevin, y aún le queda mucha lata por dar al demonio ese...
    :)

    ResponderEliminar
  3. Si no fuera porque adoro a Chris, estaría encantado de que Kevin acabase de aparecer xD
    Y creo que era evidente que es Kevin, si fuera mi novela yo metería otro personaje más, pero eso es porque yo soy aficionado a darle reveses a las historias xD
    Me alegro de que te gustase cómo terminé la novela, el final sádico no molaba tanto y, junto a las Cartas de Amor, se ha perdido.
    Un beso enorme, querida Princesa
    El Caballero de la Estilográfica
    PD: Nuestra cita en el Palacio de Plata cambiará de hora, pero nunca dejaré de repetirte lo mucho que me gusta.

    ResponderEliminar
  4. el reencuentro =), que bonito!
    ya esta...el odioso kevin esta incordiando otra vez, seguro!!¬¬

    ah! y no me perdere ni un detalle del ballet, y lo intentaré escribir para que sientas que lo has vivido, lo mejor que me sea posible :)

    un beso

    ResponderEliminar
  5. cada vez esta más interesanteeeeeee y kevin ayyyyyyyyy , en serio me encanta leerte¡

    abrazo fuerte y como siempre tus palabras en mi blog hacenque tiren de mi ...gracias.

    ResponderEliminar
  6. cuando disponga de más tiempo voy a leer esta historia entera entera, lo poco que leí me gustó.
    vuelvo a la blogósfera despues de tanta colgadez.
    Te espero en mi blog, Un saludo, Besos .

    ResponderEliminar
  7. Nooooooooooooooooo seguro que el que interrumpe es Kevin!!! no se podría quedar quietecito?! con el momento tan magico q estaban viviendo y tienen q venir a molestarles!

    Ay niña q enganchada me tienes a tu historia!!!!

    Besitos!

    ResponderEliminar
  8. ola, gracias por escribirm siempre un comentario. Y siento no devolvertelos muy amenudo, pero yo también voy a 1000 con trabajos, practicas yexamenes.
    De todas formas me he leido tu mini-historia y me ha gustado mucho!!(ponle otro personaje, que así le dará más "morbo" jeje)

    un besazo.

    ResponderEliminar