29 de marzo de 2009

Carrera constante

Una vez, en un sueño, vi a un señor mayor cuyos ojos grises eran los más sabios que yo había visto jamás.
Estaba sentado en el porche de una casa de campo mirando a unos niños que corrían por el jardín sin saber exactamente a qué jugaban. Se balanceaba constantemente en la vieja silla que conservaba desde su niñez.

Uno de los niños del jardín se acercó al anciano.
_ ¿Qué ha pasado?
_Me he caído al correr.
_ ¿Te has hecho daño?
_Sólo me he raspado la rodilla.
_ ¿Por qué has caído?
_Porque no veía el suelo, sólo pensaba en correr.
_Pasa dentro, anda, y que te limpien ese rasponazo.

El niño obedeció y el anciano me miró haciéndome entender que tenía que ir hasta él.
_ ¿Has visto lo que ha pasado?
_Si.
_El mundo corre igual que el niño, corre obcecado en un único sentido y nunca se para a mirar el suelo. Por eso, poco a poco, el mundo se va cayendo, haciéndose cada vez un poco más de daño.
Se hizo un silencio, pues no sabía que decir. El anciano lo hizo por mi.
_ ¿Sabes cómo podría el mundo dejar de caer?
_ ¿Cómo?
_Si fueran andando, y miraran al suelo de vez en cuando, no se caerían tanto.
_ ¿Qué quiere decir?
_Que si la gente se calmara más y mirara a su alrededor vería muchas más posibilidades de encontrar la felicidad.

9 comentarios:

  1. Hermoso y aleccionador relato, me ha encantado su mensaje, tu me encanta el estilo de tu blog.. te felicito amiga, brillante tu trabajo.

    ResponderEliminar
  2. anaid* verdaderamente es que la mayoria de personas se pierden lo importante y la más pura felicidad por ir sin mirar y tan sólo hacer todo lo que tienen programado....hermoso tu mensaje... me gusta mucho leerte¡

    un bso grande

    ResponderEliminar
  3. y si de vez en cuando miraramos al suelo, no nos tropezariamos una y otra vez con la misma piedra que no nos deja avanzar.
    Pero en la sociedad actual, el tiempo pasa muy deprisa a nuestro alrededor y los años pasan sin apenas darnos cuenta impidiendo ver los errores que se acercan.
    me encanta la historia :)

    PD: Muchas veces no apreciamos lo que hay a nuestro alrededor hasta que es demasiado tarde, me gusta hacer incapie en cosas que vemos normales, porque no lo son, y hay que aprender a apreciarlas.

    un beso

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto, a veces lo mas importante no es lo que quieres alcanzar, y por eso corres cada vez mas rápido. Sino lo que esta bajo tus pies, esas cosas que evitan que caigas...
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Menuda verdad mas grande, ojala pudiera aplicarla

    Muchos besos Anaid
    Me encanta leerte

    ResponderEliminar
  6. Mi querida Anaid, muchas gracias por tus lindas palabras en mi blog, y no te creas cariño, todas nuestras realidades estan llenas de retos, tal vez intento de alguna manera seguir el consejo, y tambien compartirlo a mi manera, que deja este relato que tanto me gusto, mantener la calma y seguir adelante pendiente y disfrutando los detalles... Un grab y cariñoso abrazo y lindo inicio de semana.

    ResponderEliminar
  7. Siempre con prisas y sin pensar en lo que sucede.
    Y aquellos que deciden andar mirando a su alrededor resultan quedarse rezagados.
    Adoro tu forma de escribir, es ciertamente genial.
    Y si tratándote de Princesa te sientes incómoda, hay muchos más títulos que te vienen bien, como "Su Alteza Imperial de las Letras de Plata" o "Emperatriz de las Palabras".
    Mil gracias por darme las palabras que necesito para vivir y el apoyo para seguir andando por el duro camino de la vida.
    Un millón de abrazos
    Carlos

    ResponderEliminar
  8. Que bonitas palabras querida Anaid!!! y ademas totalmente ciertas porque es verdad que vamos tan acelerados por la vida que no nos paramos ni un segundo a mirar a nuestro alrededor. Perseguimos la felicidad pero a veces no nos damos cuenta de que esta se quedó sentada en el banco del parque por el que pasamos hace 10 minutos...Un beso enorme!!!!

    ResponderEliminar
  9. Los ancianos siempre tienen la razón.

    Un beso grande. :)

    ResponderEliminar