10 de febrero de 2009

El beso

La Dama de Blanco estaba en pie frente a las olas de mar embravecido que amenazaban con llevársela hacia sus adentros y no soltarla jamás.
Las gotas de agua salpicaban su rostro inmaculado y una mata de oscuro cabello rizado caía hacia atrás encrespado por el ambiente marítimo.
La Dama de Blanco permanecía allí, quieta cual estatua atemporal e impasible a los efectos del viento y el mar, ajena al mundo que se movía a su alrededor y totalmente lejos de donde se suponía que estaba.

De pronto, unas manos ardientes cubrieron sus ojos haciéndola estremecerse y su corazón se aceleró de forma irremediable.

_Hola..._ susurró una voz a su oído que parecía pertenecer al aire.
_¿Quién eres?_ preguntó suavemente mientras su vestido blanco bailaba al son del viento.
_Soy quien tú quieres que sea.

La Dama de Blanco giró sobre si misma y a pesar de que las manos del joven ya no cubrían sus ojos, estos permanecían cerrados obedeciendo un instinto que ella no creía poseer.
_No te conozco.
_Claro que sí_ replicó él llevando una mano a su melena y la otra a su cintura_. Me estabas esperando.
_Anoche..._ susurró ella trayendo a su mente los recuerdos de un beso soñado_. Anoche soñé contigo.
_Yo con nosotros.

Y la atrajo contra sí en un beso que los dos ansiaban con cada fibra de sus ser, un beso que les complementaba y les hacía ser uno sólo, un beso que era suyo y de nadie más y del cual sólo el mar parecía comprender el significado.
Ellos dos, unos niños de recien cumplidos dieciseis años, que apenas sabían lo que era la vida, habían descubierto el amor, un amor tan profundo que les dolería, que les haría llorar, pero que sería inmune al tiempo.

Y ella le preguntaba quién era...
Estaba claro.
Era él y no necesitaba más.

6 comentarios:

  1. De verdad gracias por tu comentario. No me habia dado cuenta de lo que en realidad significaba esa última oracion que puse hasta que me lo dijiste.
    No se puede escoger a quien amar.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. gracias por tus palabras...sé lo que tengo que hacer pero cuesta tanto....en fin, tu entrada me ha gustado, demuestras una sensibilidad y mucha ternura en tus escritos que hace que mi imaginación vuele llevándome justamente al escenario que describes...y es precioso.

    un beso grande,

    ResponderEliminar
  3. el .... la persona que tanto buscaba :)
    un saludo enormeee

    ResponderEliminar
  4. Precioso relato...me han entrado ganas de perderme en la playa por si ÉL aparece y me saca por fin de mi letargo..Besos!

    ResponderEliminar