26 de enero de 2009

Él

Hoy no voy a hablar de mi Diario Plateado, ni de mi Realidad Alternativa. No voy a decir nada del Puente de Cristal ni de los gritos de Danielle.
Hoy no.
Y es que... hoy le vi.


¿Has sentido alguna vez una sensación de frío y calor al mismo tiempo? ¿Que lo único importante es que "él" esté bien? ¿Te ha asaltado alguna vez un sentimiento que habías encerrado en lo más hondo de ti y vuelve con más fuerza de la que recordabas?
¿Te has enamorado alguna vez de la persona equivocada? ¿Has creído quererle más que nadie?

Yo si.


Hablé con él como miles de veces, lloré al darme cuenta de lo mal que estaba como era ya costumbre. Pensé como ayudarlo, como desterrar el pesar de su alma. Como podía solucionar lo problemas que tenía con su novia... buscando sólo su felicidad. Preocupándome por nada más que su bienestar y su felicidad, dejándome a mí misma en un aparte que no tenía importancia. ¿Qué mas daba como estuviera yo si él apenas estaba bien? ¿Qué importaba que lo pasara mal por una chica que no era yo?
Eso no importaba, por supuesto que no...

Y de pronto me doy cuenta de que no hay día que no piense en él, que me preocupa su felicidad más que la mía propia y que es más importante para mí de lo que pensaba. Que daría cualquier cosa por ver brillar su sonrisa, por oir su voz, por sentir que está contento y no se preocupa por nada. Que es feliz. Que está bien.
De pronto me doy cuenta de que le quiero como no debería... que le quiero de una forma que casi me duele, que me obliga a pretender desterrarle de mi corazón a pesar de que es imposible...






Miro a Danielle hablar con Jack en la puerta de la cocina, los veo besarse sin querer decirse adiós y en los ojos de mi hermana veo un brillo que debe ser el amor, y a pesar de lo que veo allí, no es lo que siento yo, ni parecido.
En sus ojos veo amor, sí, pero no veo lo que hay en los míos.
La imperante necesidad de que él esté bien aunque yo muera por dentro.

6 comentarios:

  1. Yo sí que lo he sentido...Y es complicado..pero sobre todo muy doloroso..Estar tan cerca y a la vez tan lejos de la felicidad...

    Un abrazo!=)

    ResponderEliminar
  2. Eso también me ha pasado a mí. Estuve, quizá, demasiado tiempo preocupada por alguien que no merecía mi consuelo.
    Hasta que conseguí darme cuenta (¡Ojo! No sin ayuda...) de que sólo cometía estupideces, y de que me hacía daño a mí misma. Así que le dije que se había acabado, pues mi ejemplo es diferente al tuyo. El me mintió, enamorándome como una tonta y luego me dejó por otra. Y yo aun seguía preocupándome por ese cretino.

    Cuídate. :)

    PD: Siento contarte mis penas... Me ha salido del alma xD

    ResponderEliminar
  3. Magnífica.
    Luego me dicen a mí que escribo bien...
    Voy a tener que colgar direcciones en toda la Red para conducirles hasta este blog.
    Muchas gracias por dejar siempre tus comentarios, realmente alegra saber que alguien te lee.
    Un abrazo
    Carlos

    ResponderEliminar
  4. A veces dependemos tanto de UNA persona, que nos olvidamos de nosotros y sentimos que lo queremos mas a el que a nosotros mismos.

    Es una situacion muy fea, y mas si la que no te deja tenerlo solo para ti es tu propia hermana...

    un texto magnífico :)
    saludoss

    ResponderEliminar
  5. Créme cuando te digo que de tus palabras no hay manera de saciarse (es la forma pomposa de decir que no te preocupes porque tus comentarios sean largos xD).
    Me alegro de tener una mano amiga cerca, pero me alegro más aún de saberlo, que siempre es un alivio.
    Ciertamente, sin tristeza, ¿qué es alegría? Si todo en este mundo fuese alegría, la alegría menor sería tristeza, ¿no? O, si no, sería siempre igual, nunca bajar de la nube de felicidad, hasta que se volviera monótona y aburrida.
    El gris, como dices tú y como digo yo, es neutro. La medida justa. Ni un tono más alto ni un tono más bajo del necesario.
    Y siempre está el miedo a ser y a no ser "uno más", es algo que atenaza. Sabes que, si lo eres, serás "feliz", habrás renunciado a toda libertad y serás un ente más sumergido en el sistema humano artificial. Y, sin embargo, no serlo es casi tan doloroso o más como serlo. Saber que nunca vas a encajar, que serás el raro, la pieza que no encaja en un sistema por lo demás perfecto.
    Caminemos despacio, intentando no caer en la rutina. Y en el caso de que tengamos que caer, que sea tarde y lentamente.
    Yo también espero que la sonrisa "dibujada a permanente" dure, con gente como tú dando ánimos las esperanzas crecen.
    Un abrazo muy grande
    Carlos
    P.D.: ¿Me he pasado?
    P.D.2: Me voy a quedar sin internet pronto, así que no podré devolver firmas ni actualizar hasta el lunes, solo te lo decía para que no te enojases conmigo ;)

    ResponderEliminar
  6. y si te digo que yo siento justo eso que tu, suelo quedarme sentada en un banco por la calle observo las parejas , las envidio porque están juntas, pero mirandolas me doy cuenta que no sienten lo que yo por mi persona, yo lo amo más que a mi vida, y si se que él esta bien yo estoy bien y viceversa, yo lo siento tan dentro de mi que sonrio y siento que me alejo de este mundo, todo pierde importancia cuando él me mira,...sentir que no soy nada sin él, y que lo tengo todo con sólo pensarlo¡ te entiendo.

    ResponderEliminar